Jueves, 08 Junio 2017

Se armó el bororó

Un recorrido por las expresiones artísticas y tradicionales del pacifico norte y sur. Participó como presentador el actor afrocolombiano Julián Díaz.

twitter
facebook

Por Samanta Sanclemente M.

Estudiante de Periodismo UdeA

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Una poetisa afrocolombiana, DIOKAJU, Son Batá y Fundación TUMAC armaron el bororó en el Centro Cultural de Moravia. El arte de la palabra se vio reflejada en los poemas de la mujer del litoral, en las raíces de ébano y la chirimía de los grupos musicales. Maneras poderosas de acercar el pacifico a Medellín.

Considerada una historiadora del Pacífico colombiano, Lucrecia Panchano, poeta nacida en el municipio de Guapi, Cauca “hermoso pueblito de mi litoral caucano”. Esta mujer se ha encargado de transmitir a las nuevas generaciones por medio de sus formas de narrar la importancia, la sabiduría y las costumbres de los ancestros, pues manifiesta que las raíces afrodescendientes se deben cuidar y ser conocidas de generación en generación. Además resalta el valor de la mujer afrocolombiana. Más de 50 años de trayectoria y 7 libros donde se encuentran plasmados sus poemas.

“Siempre he pretendido destacar lo que es inherente a lo nuestro, porque si yo no muestro lo nuestro, no van a venir de afuera a mostrarlo”, Lucrecia.

Llena de sabiduría popular y graduada en la universidad de la vida, la mujer de litoral le regaló un saludo a Medellín:

 

 

“Saludo a Medellín.

Aquí me tienen señores, con una emoción sin fin,
en la ciudad de las flores…
en la hermosa Medellín.
Yo me vine a la carrera, pletórica de alegría
a ofrecer a mi manera mi auténtica poesía.
A contarles de mis ancestros
su auténtica espiritualidad,
de dónde vienen los nuestros, su pasado,
sus raíces e identidad.

Medellín, ciudad que ha sobresalido
por su imponente hermosura, porque siempre ha sido
y sigue siendo, modelo a imitar,
de educación y cultura.
Para firmar lo anterior, necesito yo un clarín,
para gritar con amor

¡Que viva Medellín!”

 

 

“La mujer litoral

Yo quiero ser mujer litoral cuando contemplo
el sobrehumano esfuerzo de vuestro hermano afro.
Del negro cargador de polines en el puente del piñal.
Ariante, ariante y sudoroso levantando los pesados polines,
mientras su mirada triste, sin fe, sin gozo
y en postración total se pierde de la cómplice tarde
en los confines y su voz, su voz lo evidencia…
la cruel, la amarga resignación, la impotencia
al no poder cambiar su suerte.
Sabiendo, sintiendo que no tiene salvación
y que su única y verdadera libertad será la muerte.

Yo quiero señoras y señores ser mujer litoral
cuando observo la sonrisa triste y el andar cansado
de ese siervo sin tierra, del hombre perseguido desplazado,
que debió abandonar su parcela y herencia
para salir lloroso, cabizbajo, humillado…
huyendo a la violencia, para venirse a la ciudad
a engrosar los denigrantes, los vergonzantes índices de miseria.

Yo quiero, yo quiero ser mujer litoral
con aquella vendedora de caricias
que distinguir no pudo si aquello que realiza
es diversión, es trabajo o es vil pecado.
Que no tuvo otra cosa que seguir
que el mal paso que ha dado y que seguirá pecando…
pecando para poder vivir. Porque desconoce,
porque ignora otro medio de poder subsistir.

Perdónenme pero yo quiero estar en todo,
yo no quiero ser yo, yo quiero ser Cauca,
yo quiero ser Valle, yo quiero ser Nariño,
yo quiero ser Chocó, yo quiero ser río Cauca,
yo quiero ser Atrato, yo quiero ser Telembí,
yo quiero ser río Guapi, yo quiero sandianga,
yo quiero ser Juajui. Yo quiero ser la mujer litoral,
para gritar, para protestar, para pelear,
para pedir, para exigir.

Yo quiero que se acabe de una vez con esta
problemática ancestral, que ha nuestro lindo litoral pacífico
se le dé al fin lo justo y merecido.
Que deje de ser el litoral recóndito y perdido.
Que se haga honor a su natural riqueza, a su belleza.
Que deje de ser el ricopobre mendigante y escondido”*

Conoce más:

DIOKAJU, generación arte afro, es una fundación familiar que tiene como proyecto la recuperación social a través del arte y un trabajo fuerte por la redignificacion de la mujer y del adulto mayor. A través de la danza contemporánea y el teatro se rescata la cultura afrodescendiente. En esta ocasión “Raíz de Ébano” fue la puesta en escena que DIOKAJU nos mostró.

 

 

María, Ana Ruth y Nelly son las mujeres que por medio de esta obra nos contaron su historia, sus vivencias antes de llegar a Bogotá.

 

 

Son Batá

 
Una agrupación artística, cultural y sociopolítica, que desarrolla iniciativas evocando sueños de niñas, niños y jóvenes.

Con la fusión musical entre la música tradicional del pacifico y ritmos urbanos, Son Batá puso a gozar a Moravia.

Entérate: http://www.elcolombiano.com/historico/con_son_bata_africa_suena_en_la_comuna_13-OVEC_96293

 

Lea También

  • Empoderamiento económico y etnoeducación, temas claves para el nuevo Congreso

    El pasado 28 de febrero en el foro Retos y propuestas de los candidatos afro, se trabajaron los temas de medio ambiente, proceso de paz, etnoeducación y cultural y deporte, permitiendo identificar las problemáticas actuales y las propuestas de algunos de los candidatos para la Cámara de Representantes y Senado.

  • En Medellín se habla de la discriminación y el racismo

    ´Valoramos nuestras diferencias porque enriquecen nuestra cultura´, es la frase insignia que cobija la campaña contra el racismo y la discriminación.

  • Foro: Retos y propuestas de los candidatos afro

    Evento académico para conocer las propuestas de los candidatos afro a la Cámara de Representantes y Senado.

  • Becas de inglés para jóvenes Afrocolombianos

    Jóvenes afrocolombianos de Medellín, Envigado y Quibdó podrán estudiar inglés en el Centro Colombo Americano.