Lunes, 07 Octubre 2019

Retrato de una diseñadora inspiradora: Sulma Arizala

"No es fácil hablar de belleza siendo mujer de piel oscura y calva. Cuando el estereotipo de belleza que nos han vendido ha sido otro. El mundo se ha transformado y la belleza va más allá. Entonces, ahora hablamos de lo diverso". 

twitter
facebook

Por: Maily Yiseth González*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

 

Sulma Arizala nació en Bogotá, ciudad en la que reside actualmente. Sin embargo, en Cúcuta vivió su niñez y gran parte de su juventud. Ella es Diseñadora de Modas con 22 años de carrera profesional, Licenciada en Diseño para la Industria de la Moda; Asesora de Imagen Personal, Consultora en Etiqueta y Protocolo, Certificada en Fashion Marketing en Institute of Design- IED- de Barcelona. Cuenta con distintas participaciones en pasarelas internacionales entre las que se destacan Fashion Luz y Cor Sao Paulo en Brasil (2019), África Fashion Week en Barcelona (2014), Semana de la moda pret-a-porter en París (2010), Fashion Week en Miami (2009), entre otros.  

 

 

A nivel nacional, Sulma ha participado en importantes ferias de moda como Colombiamoda (2001), Ibagué Maquila y Moda (2004), Bogotá Fashion Week (2001), Círculo de la Moda (2009, 2010), y recientemente en la Pasarela del Festival Petronio Álvarez (2019). 

 
Sulma Arizala es una mujer con gran calidez humana, talentosa, pujante y empoderada. Ella proyecta a través de sus prenda un estilo de moda elegante que busca que las mujeres se sientan únicas y seguras.

 

A través del relato de esta entrevista quiero que los lectores conozcan el perfil de esta mujer afro, que con esfuerzo se ha ganado una posición en la industria de la moda en Colombia. Sulma sin lugar a duda seguirá dejando huellas e inspirando a otras personas que elijan este camino como una opción de vida.

 

Pregunta: ¿Cuéntame un poco de tu entorno familiar, ¿en dónde naciste y creciste?

Respuesta: Nací en la calera Cundinamarca. Mi papá y mamá son de Tumaco, Nariño. Mis padres se radicaron en Bogotá, luego en el municipio de la Calera, en donde nací yo. Soy la tercera de seis hermano. Cuando tenía dos años nos radicamos en Cúcuta. Actualmente, llevo en Bogotá 23 años. Entonces pienso que Bogotá me ha dado toda la parte profesional, pero a Cúcuta la llevo en el corazón y me siento muy cucuteña. 

P: ¿Cuáles son esos referentes que te han inspirado en la moda? 

R: Coco Chanel. También Carolina Herrera, una mujer con una elegancia innegable. Además, Valentino es uno de mis diseñadores favoritos. Esos tres forman mi inspiración. 

P: ¿Qué te inspira de esos referentes?

R: La historia de Coco Chanel es relevante en la moda, para llevarnos a decir que sí se puede. Ella inspiró a muchos y dejó un legado muy grande. Es innegable que de ella parten muchas de las cosas que los diseñadores tenemos hoy. Entonces, en la historia de la moda ella es ícono y para mí es muy inspiradora por eso, porque no podemos olvidar la historia. 

P: ¿Cuál es el ADN de la marca Sulma Arizala?

R: Mi ADN es que soy una mujer que parte de la decencia para poder crear. En mis diseños plasmo lo que soy: una mujer auténtica e irrepetible. Me gusta que la mujer se sienta y sea vea elegante, que transmita seguridad con lo que lleva puesto. Eso he logrado con mis diseños a través de estos 23 años de carrera. 

P: ¿Por qué escogiste el diseño de moda como profesión?

R: Desde muy chiquita tuve ese gusto por la moda. Mi mamá siempre me comenta que yo quería que nadie tuviera mi ropa. De hecho, yo creo que a los siete años yo iba a las tiendas de telas para escogerlas y con mi mamá nos íbamos a la modista del barrio para que me hiciera el atuendo que yo quería, pero, además yo lo diseñaba. No sé cómo me entendía la señora, pero lograba llegar a lo que quería. 

También me preguntaban: ¿usted qué quiere ser cuando grande? y yo siempre decía diseñadora de modas. De otro lado, yo siempre ocupé el primer puesto en el colegio, y el rector me decía que no estudiara diseño de moda y trataron de convencerme que estudiara una ingeniería o matemáticas. Pero, yo tenía el propósito de ser diseñadora de moda y bilingüe. 

 

 
"Todo esto me ha llevado a decir no es lo que los demás quieran de ti, sino lo que tu quieras. Entonces, gracias a Dios me he podido formar como diseñadora de moda, porque me apasionada".

 

P: Cuéntame Sulma ¿cómo has logrado consolidar tu marca de ropa?  

R: Ha sido con mucho esfuerzo, dedicación y disciplina. Estar enfocada, yo me enfoqué en ser diseñadora de moda y no cualquier diseñadora de moda. Por eso, siempre me enfoqué en esta profesión.

Decidí consolidar mi marca hace 18 años, no ha sido fácil porque ser empresario en Colombia y en ninguna parte del mundo lo es; pero, mi propósito es transformar vidas desde mi área de influencia. Mi Dios va de la mano contigo, él ha sido el motor para no desfallecer. No ha sido fácil, pero de verdad que ahora no recuerdo qué tan difícil ha sido, solo recuerdo las cosas maravillosas de mi profesión. 

P: A propósito de lo anterior, cuéntame un hecho memorable que te haya marcado

R: Son muchos. La primera vez que presenté mi pasarela fue aquí en Bogotá en el 2001 para el Fashion Week, en donde los jurados eran Pilar Castaño, Arturo Tejada y otros. Para realizar la admisión yo debía inscribirme y pasar por un filtro de selección, para el proceso yo llevé tres atuendos y recuerdo tanto que Pilar Castaño y Arturo Tejada miraban la costuras y decían: ¡Wau qué confección! 

Pero, una de las jurados no quería que yo participará porque no le gustaban las mujeres de piel oscura, de hecho le decía a los otros jurados: por favor ella no.

Recuerdo que Piedad Castaño y Arturo Tejada le decían por qué no, si vale la pena que ella presente su trabajo. La señora dijo entonces yo no doy mi voto y se retiró porque no le agradaba una diseñadora de piel oscura. Pero, pasé la prueba y tuve la oportunidad de estar al lado de Gusto Barcelona. Recuerdo que mi colección en ese momento se llamó Bantú, un nombre inspirado en una cultura y lengua africana. 

Otro desfile relevante para mí fue la participación en el África Fashion Week en Barcelona, he sido la única colombiana que ha participado en este evento. Fue muy gratificante porque vendí toda mi colección, la gente hacía fila para comprarla y eso fue muy emocionante para mí. También hace poco estuve en el Petronio Álvarez con más de cuatro mil personas que aplaudían mi trabajo. 

P: ¿Cómo ha sido tu experiencia como mujer afro y de cierta manera cucuteña en la ciudad de Bogotá?

R: Sabes que a veces el color de la piel es como tu fachada, pero tú tienes que ir más allá, porque si nos quedamos en que el tono de piel te frena, no hacemos nada. En mi caso mi color de piel fue la bandera. Soy mujer y soy profesional y más allá de un color de piel, está un ser humano. 

 

"No es fácil hablar de belleza siendo mujer de piel oscura y calva. Cuando el estereotipo de belleza que nos han vendido ha sido otro. El mundo se ha transformado y la belleza va más allá. Entonces, ahora hablamos de lo diverso". 

 

Si me quedará en el pasado hubiera desfallecido hace 20 años. Es muy importante la imagen, pero también el contenido, no me dejé llevar porque no pertenecía al concepto de belleza occidental. 

P: ¿Qué te motivó a realizar una colección en donde tiene un gran protagonismo las telas africanas?

R: Desde el 2001 me vengo inspirando en mi legado ancestral africano. Porque no puedo desconocer mi origen, por eso siempre ha estado arraigado en mis colecciones. Esa es mi esencia y eso nunca va a cambiar.  

Sin embargo, es la primera vez que trabajo con textileras africanas para hacer una colaboración. Fue un trabajo muy bonito y de allí surge hacer una colección muy auténtica que llamé Altagracia. La mayoría de las telas son de Nigeria y Kenia. 

P: ¿Cómo te ves en unos años en la industria de la moda en Colombia?

R: Sueño en grande. El vestido es como el reflejo de lo que sientes por dentro, porque así mismo lo llevas. Entonces, me veo transformando vidas por medio de la moda. Vistiendo a mujeres reales, auténticas, irrepetibles que no se quieran parecer a nadie.

 

"Me veo muy feliz y laboralmente quiero crear una boutique que tenga un restaurante muy sofisticado, en donde la gente pueda comer, ver moda y una belleza distinta a la que nos han vendido".   

 

P: El Pacífico colombiano es una de las regiones con más población negra del país, en donde la mayoría de los jóvenes ven a la medicina, el derecho y carreras más tradicionales como una alternativa y perciben a las carreras que se relacionan con lo artístico y creativo como distantes y difíciles de alcanzar. De esta manera, ¿Cuál es tu mensaje para aquellas minorías de esta región que sí ven en este campo una oportunidad de crecimiento? 

R: Mira Maily yo tengo la oportunidad de trabajar con una ONG que se llama Manos Visibles, allí llevo nueve años trabajado con líderes del Pacífico en temas de imagen y comunicación.

 
"Estos líderes me preguntan cómo he podido llegar a este medio porque nosotros no nos vemos representados por ser minoría, mi respuesta ha sido muy clara: querer es poder". 

 

Yo creo que un 90% de los líderes con los que trabajo todos quieren estar en la política y trabajar por sus comunidades, pero, a través del arte y la cultura también se puede transformar. Muchos de ellos también te ven como inspiración para lograr esos sueños personales. Y yo conozco gente que lo ha logrado. Hay que proyectarlo y ponerse metas. 

P: ¿Cómo quiere ser recordada Sulma Arizala? 

R: Quiero ser recordada como mujer inspiradora, sofisticada. Una mujer que transformó vidas por medio de la moda. Puedes creer que tengo clientes desde que comencé como diseñadora. Y eso es maravilloso poder acompañar a las personas en distintas etapas de la vida:  bautizo, matrimonio, graduación. Eso es el verdadero reconocimiento. Porque se llevan la esencia de Sulma Arizala. 

Entonces, más allá de la moda existe el verdadero amor por lo que haces. Y quiero que eso se vea a través de los diseños. 

 

 

*Maily Yiseth González: comunicadora de la Universidad de Antioquia, emprendedora y estudiante de la maestría en Gerencia de Mercadeo de la Universidad EAFIT. Es apasionada por el mercadeo de la moda, el marketing de contenidos y la organización de eventos. Actualmente, trabaja como consultora en investigación de mercados en Inmark. 

  

Ver otras columnas de Maily

 

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

 *Fotografía: Cortesía. 

Lea También

  • Belén de Bajirá es Chocó, Belén de Bajirá es Colombia y el insaciable criollismo colombiano

    El fenómeno de los asesinatos contra defensoras de derechos humanos, territoriales, medioambientales, étnicos, civiles, políticos, etc. ha hecho parte de las historias del conflicto colombiano en las que no solo se involucran los actores ilegales, sino también sectores político-militares del Estado. 

  • Suicidio: ¿cuestión de valentía o de cobardía?

    Soy mujer, soy negra y soy fuerte, pero mi fortaleza está dotada de humanidad, sensibilidad y emocionalidad.

  • El apego territorial, una historia más por contar…

    Un gran porcentaje de los chocoanos que reside por fuera del territorio se niega a conocer algo diferente a lo que siempre han conocido, a salir de su zona de confort con la falsa creencia de que ser chocoanos es seguir un estereotipo que hace referencia al consumo excesivo de alcohol y la música ruidosa.

  • ¡Venga que no es para eso, me llamo Chocó y pido a gritos que pongan los ojos en mí!

    Esta columna de opinión se realizó por la dignidad del pueblo chocoano, como una respuesta no violenta a la ausencia de Estado y porque resistir no es lo mismo que aguantar.