Viernes, 22 Noviembre 2019

¿Qué entendió la blanquitud por inclusión?

En un mundo epistemológicamente blanco, cualquier cosa que les beneficie, en transformar por ejemplo, lo que para unos es la vida misma, en bienes de consumo monopolizables. ¡Ohh! Esperen, eso la economía naranja ya lo hace...

twitter
facebook

 

Por: Liceth Asprilla

Estudiante, Bloguera, Afroactivista y Feminasty.

Website: https://otrosfeminismos.wixsite.com/agustina

 

Se ha hablado tanto sobre apropiación cultural que me pareció inocuo y desgastante volver a repetir el tema. Hay tanto recurso académico y popular al respecto que portadas tan bochornosas como estas solo demuestran que nunca fue una cuestión de ignorancia o desconocimiento, menos para sujetos que siempre han tenido el privilegio del acceso a la información. Así que me iré a la raíz de las razones que les dio vía libre para ejercerla:

 

 

INCLUSIÓN:

Actualmente tengo una relación de amor y odio con el término, me parece tan ruidoso como el mismo concepto de caridad. La figura de la inclusión no cambia las dinámicas de poder, pues es el blanco (o cualquier otro sujeto del sistema) el que te incluye -a su mundo-, EL QUE NOS DA EL LUGAR, porque el espacio en el que transitas es suyo... Muchas veces para ganar adeptos, para mostrarse más filántropo o para que le rebajen impuestos presentando una cuota racial lo suficientemente sumisa como para que no le interpele y se de por bien servida, o para que discipline (house nigga) a cualquiera que le cuestione. Además implica homogenización, dejar tus particularidades afuera para poder encajar en un mundo en donde se tiene a la semejanza con el otro (conocida como "igualdad") como método de valoración humana, lo que resulta bastante peligroso si lo que se quiere es construir desde la diferencia.

 

No es una solución radical para eliminar dinámicas de poder raciales en nuestras relaciones interpersonales, y aunque me resulte, personalmente humillante, aún así es lo único que muchos tienen para acceder a espacios que antes se les había negado, incluso si ocupar dicho espacio te relega a la parte de atrás de la fila.

 

 

INTERCULTURALIDAD:

Ahora bien, una feminista blanca me decía "Los medios de comunicación masivos nos hablan de aceptar alegremente las modas, productos y costumbres provenientes de Europa y USA, pero cuando nos queremos acercar a la cultura de nuestros propios pueblos originarios se denuncia apropiación cultural". Parece ser un pensamiento generalizado entre los blancos "aliados" porque en la publicación de Instagram de la portada de la Revista Fucsia la "intención" es la misma, la interculturalidad, que de hecho traspasa fronteras, porque ni siquiera tuvieron la decencia de distinguir entre raza y etnia, diferenciar entre qué elementos culturales eran de Ghana, Kenia o Etiopía, y qué elementos provenían del Pacífico colombiano. De hecho, el turbante que la modelo usa se llama Gele y proviene de Nigeria, no lo usamos aquí, al igual que los kufis y las telas.El problema es tan grave que no solo buscan apropiarse -desde el privilegio- de un capital político que ellos no han construido, si no que además, pretenden, a través de nosotros, expropiar el capital político africano. Esto tiene un nombre: Extractivismo Cultural.

 

De entrada hay que diferenciar entre el objeto cultural y el sujeto político. Se nos percibe (y a nuestro capital político) como objetos culturales ("nuestros pueblos originarios, nuestros negritos") y no como sujetos políticos, con sistemas de organización socio-económicos complejos y autónomos, no perfectos, no ideales, no incuestionables y no aplicables en cada contexto, pero que sí amenazan el orden actual que conocemos; esa otredad que ellos han llamado "culturas", de la que solo se acuerdan en tiempos de fiesta y callan en tiempos de guerra, y de la que ha menudo borran todo significado y conexión con los mismos. Entonces, si el sujeto del privilegio me dice que "me acepta" -me incluye- porque mi etnicidad y folklore le parecen muy "pintorescas" (exóticas) eso le exime de repensarse, por ejemplo, las reparaciones, los desplazamientos y el problema de la tierra, el TLC y el monopolio de la semilla, la pérdida de soberanía alimentaria, la privatización de los recursos naturales, el racismo urbano e institucional, el barrio de invasión como la periferia del desplazado, y por supuesto, la importancia de la REPRESENTACIÓN PROPIA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

 

Entonces ¿Cómo la blanquitud ha comenzado a hablar de interculturalidad si accedemos a la cultura del otro en condiciones distintas (lo que para uno fue opción para el otro imposición)? ¿Acaso que pusiera en peligro mi salud entre la bulimia y la alisadora durante mi adolescencia para parecerme a las portadas de revistas, fue un intercambio cultural? ¿Cómo la blanquitud planea propiciar un acercamiento intercultural con grupos construidos desde un orden jerárquico diferente? ¿Qué tiene de eficaz esta medida si el objetivo es instaurar una paz relativa dentro de un mismo sistema de dominación, si el objetivo es que opresores y oprimidos aprendan a coexistir sin alterar nada a su alrededor? Occidente construyó su capital cultural a punta de saqueo, si de "acercamientos interculturales" se tratase, la blanquitud siempre ha tenido vía libre para tomar dichos bienes ¿Cómo pudieron pensar que el mensaje iba dirigido a ellos y no al colonizado para que se reapropiara del capital político (al que llaman "cultura") arrebatado en el pasado?

 

 

SORORIDAD:

Generalmente, la gente piensa que toda cosa dedicada a las mujeres es empoderante, y que por tanto es buena o justificable. Tenemos clara la palabra empoderamiento, y que sin importar cuanto nos diga el feminismo blanco/pop/neoliberal, no todo lo que hace una mujer es empoderante. Creer que otras mujeres no se pueden representar a sí mismas y quitarles escenarios que les pertenecen porque tu derecho a ponerte un turbante está por encima de las luchas políticas que en primer lugar permitieron la reivindicación de la corporalidad femenina negra, no es empoderante. Una vez más, las mujeres blancas ven a las mujeres de la otredad como objetos de un capital cultural saqueado, una característica divisible de nuestros cuerpos y nuestra historia que les complementa, que les adorna, y no como sujetos políticos productores de ese capital.

 

 

Las mujeres negras no olvidan que las mujeres blancas, criollas y posteriormente mestizas, construyeron su independencia tercerizando sobre nuestros pechos y úteros la labor que el patriarcado les había asignado, no hay diferencia alguna con apropiarse de la resistencia corporal de las mujeres negras a día de hoy.

 

 

IGUALDAD = MESTIZAJE:

El latino promedio es mestizo, no por número, sino por representatividad, por acceso a espacios de poder, es el epítome de la latinidad. Esta es la hora en que los extranjeros al verme aún se extrañan de que en latinoamerica existan personas negras. Latinos de exportación como Shakira y JLo es lo que la gente imagina comúnmente como "mestizo" o diverso. A tientas, los únicos que se enteran de la existencia de los "afrolatinos" son otras personas negras e indígenas de otros lugares del mundo (y nisiquiera estos están exentos de relaciones de poder entre sí).

 

Colombia es una nación de cultura criolla y vicios coloniales presentes hasta el día de hoy, cuyo proyecto de nación es presentarse ante el mundo como mestiza, refiriéndome no solo a la casta privilegiada proveniente del indígena y el blanco, si no, por supuesto, a esta forma de ver el mundo y de transitar en él creyéndose el cuerpo de encuentro en donde las culturas deben cohabitar. En otras palabras, el sujeto mestizo, es el sujeto intercultural, la norma, y por tanto es el de las portadas de las revistas, el que nos representa, en él, nuestros elementos culturales lucen menos "bárbaros", menos incivilizados, menos guetto, menos burdo, menos pobre, menos oscuro.

 

Es tanto el daño que ha provocado el proyecto de mestizaje, que las políticas sociales ya sean estatales o populares, pretenden dar a todos las mismas soluciones a sus problemas contextuales. Esta idea de la igualdad no se basa en la aceptación de las diferencias como algo intrínseco en el ser humano, y en cambio, normaliza ciertos rasgos y estatutos a los que el resto debe adherirse. El mestizaje como representación de la latinidad, es una política socio-económica de homogenización para el control poblacional y es la respuesta neoliberal a ¿Cómo integrar al diferente a nuestra sociedad sin que este nos cause conflictos, sin que altere las bases que nos sostiene encima de sus espaldas?

 

¿Qué entendió la blanquitud por inclusión? En un mundo epistemológicamente blanco, cualquier cosa que les beneficie, en transformar por ejemplo, lo que para unos es la vida misma, en bienes de consumo monopolizables. Ohh! Esperen, eso la economía naranja ya lo hace...

 

Ver más columnas de Liceth Asprilla

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

Fotografías: Cortesía

Lea También

  • Mujeres en Medellín podrán convertirse en desarrolladoras Web

    Hasta el 30 de noviembre estará abierta la convocatoria que otorga becas a mujeres jóvenes para que se conviertan en desarrolladoras Web FrontEnd. 

  • El país que soñamos

    El país que soñamos es una crítica constructiva con la cual pretendo poner en tela de juicio comportamientos que como sociedad nos desvían del objetivo.  

  • El Pensamiento Alternativo, es Humanismo para la Sociedad. Venezuela y Cuba, no se escapan de esta construcción

    El objetivo del humanismo es la autodeterminación y autonomía de los pueblos, la vía es ser independiente ante la dependencia que genera el neoliberalismo y el neocolonialismo como fase escalonada o superior del capitalismo.

  • ¡Búscate un amante!

    Solo le aconsejo que haga lo que le apasiona y esto suele tener muchos nombres para llamarlo, le mencionaré algunos, ya cada quien revisará y se dará cuenta que otras cosas lo apasionan.