Martes, 10 Octubre 2017

Las sonrisas después de la violencia sexual en Tumaco

Mujeres resilientes de la violencia sexual en Tumaco, nos dejan ver sus sonrisas.

twitter
facebook

Por: Laura Oviedo Castrillón

Antropóloga 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En el segundo piso de la Casa del Encuentro del Museo de Antioquia se desarrollaría la primera parte de la presentación del proyecto Tumaco llamado “No es hora de callar”.  Habían señores con su traje y una mujer de camisa y pantalón blanco, decorado al lado derecho con unas figuras de colores que resaltaban, ella era Jinet Bedoya Lima.

Me  encontré con una compañera y me explicó que Jinet es una periodista muy reconocida del país, porque fue a cubrir algún hecho con los paramilitares, la secuestraron y abusaron de ella. Por eso, ella desde su lugar emprendió este proyecto, empezó a  convencer instituciones y empresas a que participaran de él, algunas cerraron sus puertas y solo hasta que presentaron  el proyecto a una convocatoria que abrió la Embajada de Estados Unidos, se logró materializar este proyecto, relató Jinet.

“Soñé despierta, durante muchas madrugadas, llegar a Tumaco y dejarme contagiar de la valentía de las sobrevivientes de violencia sexual”.

 

Durante el 2017, trabajaron con 120 mujeres, tres de ellas pudieron ir a la inauguración, Julia Torres, María Dalia Valencia y Ángela Riascos. Se realizaron talleres de autoreconocimiento, sueños, autoayuda, empoderamiento, seguridad económica, amor al trabajo, entre otros.

 

 

 

Les enseñaron a manejar Instagram, Twitter, Facebook, con el objetivo de que empezaran a contar sus historias y se conectaran con el mundo, y el mundo con ellas, con su capacidad de transformar ese dolor, y de salir adelante en medio de la pobreza y la ausencia estatal.

 

 

Ellas tres cantaban, mientras sonaban las canciones que salieron de ese proceso, durante la proyección del documental, en el cual se escuchó la voz de las y los voluntarios que hicieron los talleres, de los fotógrafos y de Jinet, en donde cuentan cómo se transformaron así mismos en el proceso y qué han notado en la actitud de las mujeres.

Las tres mujeres salieron al escenario por donde habían desfilado los representantes colaboradores del proyecto, una de ellas contó un poco su experiencia, a todos los asistentes se nos erizó la piel, se nos aguó el ojo, nos indignamos, nos dio rabia; sensaciones de desasosiego e impotencia ante un país que se ha silenciado ante la violencia sexual, y no solo eso, sino ante un sistema que avala la violencia hacia las mujeres y/o los cuerpos feminizados.

Comparto que este proyecto es solo una semilla, la cual se debe seguir sembrando con ellas y con las mujeres de otras ciudades y pueblos que han tenido que pasar por ese tipo de experiencia, que no permite ver la sonrisa que aparece  en los retratos de la exposición.  Esta se encuentra en el primer piso de la Casa del Encuentro en el Museo de Antioquia y podrá ser apreciada hasta el 5 de noviembre del presente año.

“La gente cree que la violación solo se dio en medio de la guerra, y a mí me abusó un conocido, en mi casa… Un crimen de estos no diferencia ni color de piel ni nombre… Ni edad” mujer participante.

 

 

 

 

 

*Fotografías: Laura Oviedo.

Lea También

  • Négritude

    Así se llamó la exposición artística que se inauguró el pasado 3 de mayo en Montería. Evento que reunió a destacados artistas  afrocolombianos.

  • Arte negro, Presencia en tierra extranjera

    “Basta ya que el colono cuente mi historia, basta ya que el colono  me  estudie. Voy a  estudiarme yo,  voy a estudiar a los míos y  vamos a construir nuestra información”. (Astrid González, 2017)

  • Empoderamiento económico y etnoeducación, temas claves para el nuevo Congreso

    El pasado 28 de febrero en el foro Retos y propuestas de los candidatos afro, se trabajaron los temas de medio ambiente, proceso de paz, etnoeducación y cultural y deporte, permitiendo identificar las problemáticas actuales y las propuestas de algunos de los candidatos para la Cámara de Representantes y Senado.

  • ¿Por ser negra no puedo ser bonita?

    En un mundo lleno de esteriotipos y patrones de belleza a las mujeres negras se nos ha dicho que no somos bella, que nuestra figura, facciones y cabello se le ven bien a otras mujeres menos a nosotras.