Martes, 03 Septiembre 2019

“Y es que a mí no me gusta la política”

En épocas electorales en el país es normal que muchas personas demuestren o nos enseñen su vocación política, vocación que conocemos o podemos conocer gracias a sus propuestas que a su vez se convierten en un pacto verbal para con los ciudadanos.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

En los últimos años el abstencionismo electoral (entendido como la no participación en el acto de votar de quienes tienen derecho a ello), ha tomado fuerza en nuestro país; esto obedeciendo al incumplimiento del pacto el cual nos ha cobrado la factura más cara de la historia debido a que este fenómeno se refleja a través de la disminución de oportunidades y posibilidades para los colombianos sin distinción de regiones.

 

 

 

Se escucha decir “a mí no me gusta la política” pero no nos detenemos a pensar que de una forma u otra el no ejercer nuestro derecho constitucional contribuye a que las cifras de mala administración y falta de oportunidades se acrecienten.

 

Todas las regiones o entidades territoriales en nuestro país presentan problemas de inversión social (políticas públicas para la salud, educación, infraestructura, deporte etc.)

 

Nos han hablado de otra clase de empoderamientos, pero no nos han hablado del empoderamiento electoral, ¡sí! el empoderamiento electoral ese que nos permite elegir la mejor propuesta “lo que representa el bienestar general para nuestras comunidades”.

 

¡Debemos entender que no se trata únicamente de unos cuantos sino de todos!

 

Personalmente no me habían asustado tanto unas elecciones, pues la mayoría de las personas no se preocupan por el tema y prefieran quedarse con el cuento de que todos van por lo mismo.

 

Podemos hacer parte del cambio, pero este se torna inalcanzable si continuamos haciendo lo mismo y dejando que quienes hasta el día de hoy tienen las riendas de nuestro país, departamentos y municipios sigan decidiendo por nosotros invisibilizando así  nuestro poder.

 

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Margareth

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • Construcción de ciudadanía III, Lo público y lo privado

    Libertad y responsabilidad, por tanto, no pueden escindirse si queremos forjar una ciudadanía empoderada que sea capaz de lograr su propia cultura de vida en sociedad, es necesario que lo público y lo privado lleguen a un consenso que permita tanto el respeto por los derechos individuales como por la responsabilidad social. Así se logrará forjar una cultura ciudadana que sea coherente con las particularidades que nos definen.

  • Racismo ≠ Discriminación: una breve guía para poder entender el contexto

    Hace unos días, y en el marco de la convocatoria para Miss Universo Colombia, me llegó una campaña de apoyo hacia una famosa modelo que ha recibido rechazo por parte de algunas personas de San Andrés, lugar al que pretende representar en el certamen. El hashtag #NoAlRacismo en el marco de la campaña me dejó cierta preocupación y ya les explico el porqué.

  • Jonh Jak Becerra, sigue la lucha de quien no se quedó callado

    En 2017, la Corte Constitucional reconoció el primer caso de racismo laboral, ¿pero qué hay de la vida de quien interpuso la acción?

  • ¿Cuáles son las vidas que importan?

    ¿Por qué continúa siendo tema de discusión qué vida es más importante que otra? Nadie tiene el derecho de determinar esto. La lucha y lo que sí debería generar discusión es por qué hay personas o comunidades que no gozan u obtienen los mismos beneficios que otras.

Suscríbete a nuestro boletín