Jueves, 27 Septiembre 2018

¿Una familia interétnica?

Tener culturas, costumbres y hasta colores distintos de piel también son factores que cultivan y enriquecen una familia.

facebook

Por: Jessica Quejada Durán

Estudiante de Comunicación social y Periodismo – Uniminuto

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Más allá de conformar una pareja interétnica está el hecho de romper estereotipos, aprender, valorar y respetar al otro en toda su esencia. Así es la relación de Luz Yesenia y Camilo, quienes hoy son esposos y padres de una hermosa niña.

 

 

Luz Yesenia Mosquera Mosquera es de la ciudad de Medellín descendiente de una familia chocoana, tuvo una crianza tranquila con costumbres paisas pero en su casa se seguían usando expresiones comunes del Chocó y disfrutando de comidas típicas de esa región, por lo que ella no notaba grandes diferencias entre ambas culturas y aunque vivió episodios de discriminación no fueron hechos que marcaran su vida. 

Camilo Barrera es de Puerto Berrio Antioquia vive en Medellín hace 13 años, se crió con su mamá en una familia feliz con costumbres antioqueñas, conoció a Yesenia hace unos 8 años por casualidades de la vida al ser presentados por un amigo en común y poco a poco la llama del amor se encendió.

 

 

Camilo es músico de profesión por lo que no se le hacía desconocida la cultura afro desde ese ámbito, y es así como va encontrando puntos en común con Yesenia, llegando incluso a aprender y conocer ritmos de la región pacífica que vió crecer a su familia.

Al iniciar su relación siendo una pareja interétnica, se enfrentaron con las dos caras de la moneda, aunque hubo opiniones y comentarios negativos sobre su unión, también hubo quienes los apoyaban y percibían el amor que ambos reflejan, y así, firmes con sus decisión llegaron al altar hace 4 años y continúan igual de enamorados.

 

 

 

Fruto de ese amor nació Isabela, una niña tal cual la soñaron, hoy conforman una familia ejemplar que rompe un patrón dentro de las familias convencionales, educan a su hija involucrando los dos mundos, enseñándole ambas culturas y costumbres, cualidad que enriquece tanto su matrimonio como la vida de Isabela quien desde ya disfruta esa  diversidad.

 

 

Isabela goza de la bulla de sus tíos, de la comida de sus abuelas, de las expresiones que se dicen en su casa, del amor y alegría que le brindan sus padres; Isabela es feliz de crecer en una familia multicultural.

 

 

 *Fotografía: Jessica Quejada.

Suscríbete a nuestro boletín