Lunes, 04 Marzo 2019

¡Todos los negros son de Quibdó!

En diálogo con algunos compañeros, y al tratarse del tema chocoano, llegamos a una aproximación del por qué gran parte de los chocoanos dicen ser de Quibdó.

Por: Robinson Mena Martínez*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Hace un tiempo, diré hace varios años, en mi periplo por el “glorioso Ejército Nacional de Colombia”, en cierta ocasión me encontraba en una formación habitual, en la cual se nos iba a presentar a un nuevo sargento, del cual ahora mismo recuerdo que era de tez blanca y oriundo del interior del país. Luego de su presentación y al encontrarme en la parte delantera de la fila, el susodicho me preguntó:

¿Oiga “negro” usted de dónde es?, a lo cual respondí: de Quibdó mi sargento. A lo que este último replicó: ¿por qué será que todos los negros son de Quibdó?, no le de pena decir de donde es, yo vengo del chocó y me conozco toda esa zona, no le de vergüenza decir que es de Bagadó, de Veriguadó, de Lloró, de Istmina, de Opogodó, de Munguidó, de Gitradó, de Neguá etc. siéntase orgulloso de sus raíces, usted no sabe cuanto daría yo por ser y pertenecer al selecto grupo de los negros.

Como se me dio la oportunidad para responder, le manifesté que me sentía muy orgulloso de mis raíces, y que no podría decir que nací en otro lugar, cuando en realidad soy nacido y criado en Quibdó. Ya en encuentros posteriores con el sargento, advertí su aprecio por nuestra etnia, además de su conocimiento de gran parte del territorio chocoano, inclusive más que yo, que soy autóctono del mismo.

Sin embargo, pienso que si es verdad que la gran mayoría de los negros cuando se encuentran en tierras foráneas, y si son chocoanos, manifiestan ser Quibdoseños, razón por la cual, a mi también me entró esa curiosidad: ¿por qué todos los negros dicen ser de Quibdó?

Ahora bien, tampoco es mentira que cuando un antioqueño se encuentra fuera de su departamento, dice ser de Medellín, lo mismo que el valle caucano dice ser de Cali, al igual que el cundinamarqués asevera ser Bogotano y así, con la mayoría de los departamentos del país.

Es así, como en diálogo con algunos compañeros, y al tratarse del tema chocoano, llegamos a una aproximación del por qué gran parte de los chocoanos dicen ser de Quibdó:

No es que al negro le dé pena o vergüenza decir de donde es, o que no se sienta orgulloso de sus raíces, lo que pasa es que cuando se está compartiendo, departiendo o se está mezclado dentro de un grupo de personas, en donde ninguno es perteneciente a nuestra etnia, ni conoce nuestro departamento, se evita hablar de esos temas, se soslaya decir de donde se es realmente, ya que ante el desconocimiento de los interlocutores, de esos lugares exóticos chocoanos, las posibles preguntas que te hagan son: ¿y eso dónde es? ¿y eso con que se come? Y hasta con un tono burlesco, vociferan ¿y esos nombres tan raros de donde salieron? ¿y por qué la mayoría terminan en “dó” como Quibdó, Tadó, Bagadó, Docordó, Munguidó? Ya que estas personas a duras penas han escuchado el nombre de la capital, entonces el negro por evitar ser el tema o el centro de la conversación, y no querer darle larga al asunto, que entre otras cosas no va a ser entendido por ignorancia y desconocimiento de sus oyentes, por eso y en la mayoría de los casos, se limitan a decir, “soy de Quibdó”.

La anterior, es la aproximación a la cual llegamos, luego del interrogante planteado, después de dialogar un poco sobre el tema.

Ahora bien, cuando se está inmiscuido en corrillos con gente de la misma etnia, cuando se está entre negros, sea en peluquerías, discotecas, canchas de fútbol, sitios de esparcimiento barrial, etc. si se da paso al nombramiento de lugares chocoanos, que ni uno mismo siendo del Chocó conoce, pero si ha escuchado, y con la diferencia, de que no hay preguntas burlescas, extrañezas ni ofensas. Además, y en ocasiones, si se recocha con el compañero, dependiendo del municipio o la vereda de donde provenga, pero no pasa de ahí y todos nos reímos, gozamos, seguimos siendo amigos y sobre todo, seguimos siendo negros, orgullosos de nuestro color y de nuestra procedencia. 

 

 

 

*Licenciado en Lengua Castellana.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación. 

 

Ver más columnas de Robinson

 

 *Fotografías: Robinson Mena Martínez.

Lea También

  • Conocí a dios… y es negra

    Imagínate lo difícil que es erradicar el racismo del mundo, si desde el ámbito religioso (estandarte de la cruzada colonizadora, racista y esclavista) se promueve el ideal de un dios caucásico en Medio Oriente, que rige en la religiosidad de casi todo el mundo, quién además está rodeado por obvias razones de gente prieta, propia del lugar.

  • Esas mezclas musicales llegaron para quedarse

    En un principio nadie imaginó que esto de las mezclas musicales iba a durar tanto, pues este ritmo liderado en el departamento del Chocó por artistas como Yilmar Dressan, Luis Eduardo Acústico, Dj Wala, Dj Fmix y muchos más, ha sido al igual que la champeta, nacida en Cartagena, llegó para quedarse.

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

  • La muerte de la libertad en 1984

    Con la llegada de pandemia, nos hemos visto obligados a ceder nuestras libertades, con el fin de obtener una seguridad y una salud que evidentemente el estado no nos ha podido brindar de forma eficaz. 

Suscríbete a nuestro boletín