Jueves, 30 Agosto 2018

Las mujeres no somos culpables de nada

A través de los tiempos se nos ha culpabilizado de absolutamente todo, lo bueno o lo malo que pase en nuestras vidas y en las vidas de las personas que nos rodean.

twitter
facebook

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

Todo empieza porque en algunos imaginarios se cree que somos débiles. Y allí comienzan las culpabilidades. Dicen que las mujeres somos culpables de educar mal a los niños y niñas y que por eso se portan mal donde quiera que vayan y me pregunto ¿acaso no tienen padre?

Si la relación marital se acaba es culpa de la mujer. Es culpable de que el marido se vaya de la casa, es culpable de no tener la suficiente fuerza física para defenderse de los ataques violentos de su cónyuge o de cualquier persona que la ataque, las mujeres tienen la culpa de que los maridos les golpeen que ellas se buscan su cosa, es culpable de vestirse sexy y de ser víctima de violencia sexual, es culpable según, de no ser buena para la ciencia, la arquitectura, la mecánica, las diferentes ingenierías, de conducir carro, moto entre otras cosas… la lista es bien larga.

Para un gran número de personas que se quedaron en el siglo pasado hay un imaginario que el deber de una mujer es ser madres, lavar, cocinar, cuidar de los niños entre otras actividades y para lo único que son buenas es como jefas en el hogar. 

Vivimos en un mundo en el que mantenemos todavía roles de género hasta para comprar un juguete. Los catálogo o tiendas de juguetes siempre tienen un atractivo especial para los niños. ¿Qué hay para las niñas?  Lo mismo de siempre, muñecas y trastos para cocinar. Pareciera que se nos condiciona desde muy temprana edad a que nuestros comportamientos sean orientados hacia el servicio. Y no poder aspirar a que seamos mujeres capaces de hacer lo que queramos, la decisión mujer la tienes tú, ya basta de estereotipos que nos condicionan a realizar labores que según solo son para mujeres.

 

 

Se sigue pensando que si una mujer es abusada sexualmente es culpa de ella y empiezan a sacar las razones por las que es culpable, porque andaba por ese sitio a esa hora de la noche o la hora del día, porque andaba vestida de una manera ‘indecente’ o ‘inadecuada’. Las mujeres víctimas de violencia sexual sin importar su raza, su estrato socio económico, su cultura, su religión, su orientación sexual, son mujeres y son personas a las que se les debe dar un trato diferencial enfocado a la restauración de la pérdida de su condición humana. 

Es increíble que puedan existir personas que las hagan responsables de un suceso tan maquiavélico que deja secuelas físicas y psicológicas que son irreparables. Es aberrante pensar que la culpabilidad frente a los sucesos de violencia que se tejen alrededor de las mujeres se ha convertido en algo tradicional o natural que tiene fundamentación en hacer a la víctima la responsable de lo sucedido. Tristemente cualquiera de nosotras está expuesta a ser maltratada, golpeada o violada y la justicia, manejada por hombres o visiones masculinas nos vuelve a victimizar poniendo en tela de juicio los valores que cada persona posee.

Las mujeres no somos culpables, somos sinónimo de paz, esperanza, amor, reconciliación, perdón, somos madres, amigas, hermanas, somos más que un género somos capaces y no importa que seas negra, alta, baja, gorda, es tu condición humana la que hace la diferencia. Ya basta de estas instituciones ambiguas que nos enseñaron a ser sumisas y obedientes y se quedaron estos aprendizajes muy mal aprendidos que solo nos han disminuidos y cosifican nuestro accionar en los diferente ámbitos en los que nos movemos, las mujeres no somos casualidad merecemos ser tratadas con dignidad, ¡respeto ya! basta de culpabilizarnos. Es hora de desaprender y aprender que el hecho de ser mujeres no nos hace responsables de absolutamente nada.

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín