Miércoles, 03 Julio 2019

If beale street could talk

No tan lejos de la realidad. En esta cinta también se llaman culpables a los inocentes. 

 

Por: Sharon Quintana 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

 

Si nuestros barrios hablaran y cada esquina contara en qué asunto se ha inmiscuido nuestro nombre, tal vez cambiaría la sentencia impuesta sobre el propio destino; y si los andenes relataran porqué nuestros pies se apresuran al transitarlos, tal vez no sería tan fácil confundirnos y acusarnos de ser ese alguien a quien no conocemos pero que por asociación nos obligan a ser. Fonny, el protagonista de esta historia, no es un violador, es un hombre negro que se enfrenta a una condena por tener el mismo tono de piel de quien realmente cometió el delito

 

 

If beale Street could talk es la adaptación cinematográfica del libro homónimo escrito por James Balwin. Esta cinta narra la historia de dos jóvenes afroamericanos, Tish y Fonny, quienes se enfrentan a la condena que las calles dictaminan. 

 

Vis a vis es como se nos cuentan las etapas de esta relación y la serie de injusticias que se viven en estos vecindarios. Tish, embarazada, visita al padre de su hijo en la cárcel con la esperanza de liberarlo. Fonny, del lado del encierro escucha las noticias de una realidad que lo aprisiona. Sus padres consiguen el dinero para pagar al abogado de manera ilegal. La víctima, el testigo y el policía no volverán a hablar de lo sucedido, y mientras se retrasa el juicio la calle nunca podrá revelar lo que entre las sombras de aquella noche se esconde

 

 

En esta cinta de cierta forma todos los personajes cargan con el peso de su comunidad, ya sea latino, negro, blanco o judío; todos actúan según lo que ya está establecido para ellos, el lugar del opresor y del oprimido según la historia ya tiene un color, así que Fonny es el culpable sin dudarlo porque no se trata de quién violó a la mujer latina sino de dónde viene aquel hombre, al que su origen no le da cabida a ningún alegato de inocencia. 

 

Asimismo el color de piel de Tish también la ubica en un espacio incómodo y acusatorio, detrás de un mostrador de perfumes y con una sonrisa agotadora ella no habla de sí misma sino de lo que ven en la mujer negra los ojos de distintos intereses y roles sociales. El hombre blanco sostiene su mano y absorbe a través de sus fosas nasales la fragancia hasta saciarse de esa fantasía encubierta, la cual la tocó a Tish de manera inapropiada aquella noche cuando hacía las compras, esa misma que le prometió la posibilidad de arrendar un apartamento cuando el trato sin saberlo implicaba dar a cambio su cuerpo. 

 

En medio de tantos llantos suena uno distinto cuando el niño nace y sale del agua, en esa bañera la expresión de su madre hace temer por la culpabilidad que tendrá que asumir al igual que Fonny, si la sociedad no se da cuenta de que todos los negros no representan a uno solo, y mucho menos a un criminal

 

 

 

 

Duración: 119 min  

País: USA 

Año: 2018

Género: Drama 

Director: Barry Jenkins

Guión: Barry Jenkins

Reparto: Kiki Layne, Stephan James, Regina King, Diego Luna, Pedro Pascal.

 

 

 

 *Fotografías: cortesía.

Lea También

  • La Sala Virtual Cinemateca presenta su Programa Resistencia

    Conoce las nuevas películas que hacen parte de la programación que estarán disponible hasta el 15 de julio.

  • ¿Me siento orgullosa de ser negra?

    ¿Quién no se siente orgulloso de su color de piel? ¿A quién le gustaría volver a nacer y tener otros ojos, otro cabello, o tal vez otro cuerpo? ¿Defendemos a capa y a espada nuestro ser, nuestra vida y nuestra dignidad?

  • ¿El legado de George Floyd?

    George Floyd, no heredó riquezas ni privilegios sociales de inercias históricas basadas en el despojo y la expropiación mediante explotación. Quizás había entendido que el legado que había heredado, precedía y excedía el odio.

  • ¡Delitos económicos, impacto directo en la calidad de vida de los afrocolombianos!

    Los delitos de tipo económico tienden a ser especiales, su estructura la componen sujetos activos calificados, verbos identificables y conductas asociadas a palmares de cuello blanco, también denominados delfines o yupis.

Suscríbete a nuestro boletín