Miércoles, 03 Julio 2019

El poder de lo invisible

“La era de la Apartheid ya finiquitó”.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

Inicio el escrito con la presente frase debido a que en la era de la virtualidad es normal encontrarse con conceptos u opiniones desactualizadas o mal llamadas retrógradas, que crean barreras y cada día nos separan más como sociedad. Si recordamos el fenómeno del apartheid (separación) fue un sistema político y social desarrollado en la República de Sudáfrica y en otros Estados sudafricanos basado en segregación o separación de la población por motivos raciales o étnicos

 

 

Es bueno que la humanidad recuerde su historia para no repetirla, pero no es sano estancarnos en procesos nocivos, estos entendidos como aquellas situaciones en las que históricamente la sociedad y el estado natural del ser humano ha sido quebrantado e involucrado divisiones absurdas basadas en razas, creencias, ideologías y posición económica. 

 

No es relevante, ni nos debe importar el color de piel o de dónde provenimos para clasificar nuestro trato hacia los demás; la era de ustedes y nosotros ya terminó, es hora de construir una memoria o un tejido social desde el aporte, desde lo que cada uno de nosotros puede ofrecer, desde lo que cada uno está hecho y acabar con esos muros invisibles que nos separan. 

 

 

 

Si bien es cierto que la “Apartheid ya finiquitó” en nuestro país Colombia millones de personas día a día se enfrentan a un fenómeno parecido que si bien no tiene nombre me atrevería a llamar “el poder de lo invisible” ¡si! Debido a la lucha constante contra un sistema que históricamente se esfuerza por oprimir e invisibilizar lo diferente; como seres humanos actuamos indistintamente de razas, creencias, ideologías y posición económica, somos tan parecidos que en muchas ocasiones compartimos gustos, creencias e ideologías. 

 

Todos aportamos en la construcción de un mejor país y eso es lo que importa.

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Margareth

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • ¿Me siento orgullosa de ser negra?

    ¿Quién no se siente orgulloso de su color de piel? ¿A quién le gustaría volver a nacer y tener otros ojos, otro cabello, o tal vez otro cuerpo? ¿Defendemos a capa y a espada nuestro ser, nuestra vida y nuestra dignidad?

  • Una cultural empresarial para el Pacífico

    En este escrito no se abordará lo concerniente al histórico abandono estatal que ha padecido este territorio, pues si bien es un tema importante y crucial, ya ha sido bastante abordado por diferentes académicos y columnistas de opinión.

  • ¿El legado de George Floyd?

    George Floyd, no heredó riquezas ni privilegios sociales de inercias históricas basadas en el despojo y la expropiación mediante explotación. Quizás había entendido que el legado que había heredado, precedía y excedía el odio.

  • ¡No señores!, el Chocó no es el fracaso del Estado

    ¿Acaso en Colombia podemos hablar de un Estado? El Chocó no solo ha sido víctima de la economía extractivista que emplea el Estado, sino que también ha sido víctima del poco amor y la falta de sentido de pertenencia que han empleado nuestros administradores locales y departamentales por décadas.

Suscríbete a nuestro boletín