Miércoles, 03 Julio 2019

El poder de lo invisible

“La era de la Apartheid ya finiquitó”.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

Inicio el escrito con la presente frase debido a que en la era de la virtualidad es normal encontrarse con conceptos u opiniones desactualizadas o mal llamadas retrógradas, que crean barreras y cada día nos separan más como sociedad. Si recordamos el fenómeno del apartheid (separación) fue un sistema político y social desarrollado en la República de Sudáfrica y en otros Estados sudafricanos basado en segregación o separación de la población por motivos raciales o étnicos

 

 

Es bueno que la humanidad recuerde su historia para no repetirla, pero no es sano estancarnos en procesos nocivos, estos entendidos como aquellas situaciones en las que históricamente la sociedad y el estado natural del ser humano ha sido quebrantado e involucrado divisiones absurdas basadas en razas, creencias, ideologías y posición económica. 

 

No es relevante, ni nos debe importar el color de piel o de dónde provenimos para clasificar nuestro trato hacia los demás; la era de ustedes y nosotros ya terminó, es hora de construir una memoria o un tejido social desde el aporte, desde lo que cada uno de nosotros puede ofrecer, desde lo que cada uno está hecho y acabar con esos muros invisibles que nos separan. 

 

 

 

Si bien es cierto que la “Apartheid ya finiquitó” en nuestro país Colombia millones de personas día a día se enfrentan a un fenómeno parecido que si bien no tiene nombre me atrevería a llamar “el poder de lo invisible” ¡si! Debido a la lucha constante contra un sistema que históricamente se esfuerza por oprimir e invisibilizar lo diferente; como seres humanos actuamos indistintamente de razas, creencias, ideologías y posición económica, somos tan parecidos que en muchas ocasiones compartimos gustos, creencias e ideologías. 

 

Todos aportamos en la construcción de un mejor país y eso es lo que importa.

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Margareth

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • ¡Que pereza ser negro!

    “Me gustaría dejar de ser negro, sería bueno cambiar de color al menos por un ratico, para darme cuenta la gente como me ve, si me ven diferente, si paso desapercibido, si puedo hacer cosas que la gente común y corriente hace y nadie dice nada. Quisiera dejar de ser negro, para ver si el problema soy yo o es mi color”.   

    Faustino “El Tino” Asprilla.

  • El potencial de las industrias creativas

    El desarrollo será bienvenido, siempre y cuando incluya capital humano de la región y garantice salvaguardar los recursos naturales, culturales, económicos y sociales del mismo.

  • Conciencia Afro: Migrar, una realidad en la que todo se transforma

    “Lo público también es nuestro, porque formamos parte de esta sociedad” Yeison F. García López.

  • Construcción de ciudadanía III, Lo público y lo privado

    Libertad y responsabilidad, por tanto, no pueden escindirse si queremos forjar una ciudadanía empoderada que sea capaz de lograr su propia cultura de vida en sociedad, es necesario que lo público y lo privado lleguen a un consenso que permita tanto el respeto por los derechos individuales como por la responsabilidad social. Así se logrará forjar una cultura ciudadana que sea coherente con las particularidades que nos definen.

Suscríbete a nuestro boletín