Jueves, 30 Agosto 2018

Clay Wash, emprendimiento y amor propio

Un producto colombiano a base de arcilla que revoluciona el mundo del cuidado del cabello crespo.

twitter
facebook

Por: Jessica Quejada Durán

yEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Maryen Gracia Machado es la mente maestra detrás de este producto innovador, es una chocoana  ingeniera teleinformática egresada de la Universidad Tecnológica del Chocó y especializada en la Eafit en la ciudad de Medellín, donde se encuentra radicada actualmente.

Ella como gran parte de las mujeres con el cabello afro se empezó a alisar desde los 11 años aproximadamente, por mucho tiempo vivió la travesía que conlleva someter el cabello a esa clase de químicos, y para el 2012 decide comenzar su proceso de transición dejando florecer su cabello natural.

Y es aquí cuando comprendemos como una ingeniera teleinformática llega a trabajar con temas sobre el cabello y crear una marca para el cuidado del mismo, se inspira viendo videos de la youtuber Afromío, aprendido así del cuidado, manejo y peinados en su cabello con distintas texturas hasta que decide cortárselo en el 2014.

 

 

La marca inicia a través de las experiencias de Maryen con su cabello, buscando una cosa y la otra conoce la mezcla de arcilla con vinagre de sidra de manzana, los comentarios sobre la arcilla bentonita eran muy agradables, sobre todo los beneficios y propiedades que esta aportaba como la desintoxicación del cabello, limpieza profunda y el vinagre para nivelar el ph del cuero cabelludo.

Cuando Maryen pone a prueba esta combinación no obtiene los resultados al 100% que esperaba, entonces le da una segunda oportunidad pero esta vez dándole su toque personal, decide hacerse un preparación de aceite de coco y de oliva, luego vuelve a intentar con la arcilla y ahora si siente a profundidad la diferencia, esta nueva mezcla permitió una mayor suavidad y una predefinición de su rizo natural.

Posteriormente Maryen continuó con el tratamiento, pero reinventó mezclando los anteriores aceites, la arcilla, el vinagre, miel y un poco de agua, y es aquí cuando descubre el coctel perfecto.

Su esposo le da la gran idea de patentar y comercializar tal producto que estaba resultando tan beneficioso, comienzan a hacer pruebas en distintas texturas de cabellos crespos y dan con la fascinación de que funciona en todo tipo de cabello, además de esta manera no se verían obligados a encerrarse en una sola línea.

 

 

Comienza la etapa de producción y distribución, el producto se hace de manera artesanal por lo que había que encontrar el envase más apropiado, el empaque más cómodo y todo esto se le suma la búsqueda del logo y darle una identidad, es entonces cuando nace el nombre de Clay Wash, lo que traduce a lavado de arcilla, y es este apelativo el que termina de conjugar toda la esencia de la marca.

Clay Wash recoge las propiedades de la arcilla que desintoxica el cabello y lo limpia, con la ayuda de los aceites lo acondiciona y humecta, dejando así un cabello sano incluso apropiado para los niños. Todos estos atributos hacen atractivo este producto llegando a ser distribuido por todo el país con resultados satisfactorios y buenas experiencias de los clientes.

Actualmente ya es una marca consolidada y con gran acogida, a través de su página en Instagram @innaturalhair promocionan, comercializan y asesoran a las y los interesados. En la ciudad de Quibdó, en la peluquería de la mamá de Maryen (sala de belleza Amigas), también ofrecen el producto y realizan todo el proceso de aplicación y asesoría personalizada.

Clay Wash continúa en el mejoramiento de su fórmula, aspirando a avanzar en calidad y servicio, y llegar así a distribuirlo a nivel internacional promoviendo materias primas colombianas, además de llevar un mensaje social de aceptación y cuidado, de quererse y amar muestro cabello con sus raíces.  

 *Fotograías: Vanessa Márquez Mena.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín