Jueves, 30 Agosto 2018

Barry, la indecisión de un color desdibuja el paisaje

La película de Neftlix, Barry, es el planteamiento de un viaje hacia el origen frustrado por el desvío innecesario de una subtrama romántica que tampoco evoluciona.  

twitter
facebook

Por: Sharon Quintana 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

  

 “¿Por qué todo siempre tiene que ver con la esclavitud?” es la primera pregunta formulada a Barry- interpretado por Devon Terrell- quien no da respuesta hasta algunas secuencias más tarde en donde en medio de la embriaguez y la decepción se atreve a contestar, esta vez dejando a su paso el sabor amargo de una recurrente evasión a los diversos cuestionamientos propuestos a lo largo del relato; el cual arrastrando la carga pesada de una relación amorosa no emprende el viaje que metafóricamente desde la primera escena en el avión se nos plantea hacia el autodescubrimiento. 

Barry, el primer guion escrito por Adam Mansbach promocionado como una historia de transformación en dónde Barry se convierte en Barack Obama, narra las experiencias de un joven afroamericano, quien emprende la búsqueda de su identidad. Ni blanco ni negro, es la condición que abre las puertas a la necesidad de encontrar un lugar al cual  pertenecer; con padres de origen claramente definidos y una serie de migraciones impuestas desde la infancia, Barry deambula a través de los tonos que componen su color de piel, esforzándose por defender su origen africano desde sus prácticas americanas; las cuales no encajan dentro lo que Jason Mitchell –interpretando a PJ- define como un negro común. 

 

 

 

La identidad de Barry se va construyendo a medida que decide retomar la relación con su padre y con ella intrínsecamente la vinculación de la historia personal con el pasado africano que desconoce, en este punto la película acierta; sin embargo, por el otro lado de la balanza la lucha con el interrogante ¿de dónde vengo? no le permite comprometerse con el presente que demanda saber ¿en dónde estoy? 

Este joven se remite a observar, a probar pedazos de su realidad sin morder la esencia de esos escenarios frecuentados por curiosidad, a los cuales se rehúsa constantemente a pertenecer; es entonces, cuando nuevamente la pregunta sobre el origen aparece e incómoda al personaje la diversidad de respuestas que puede ofrecer, es sólo en la secuencia final en donde aparentemente ha hecho un pacto con la imprecisión de la respuesta y siente confianza al pronunciarla.

No obstante el camino trazado por la narrativa no muestra la evolución de un personaje capaz de llegar a ese punto y asombra que se conforme con tan poco. Barry se limita a evidenciar aspectos de un conflicto ignorado socialmente y en su afán por enfrentarse a estas pinceladas del problema nunca hace las paces con ese gran paisaje desdibujado que tiene por origen. 

No está en él ni en nadie el poder definir la construcción del afuera pero sí a través de las experiencias personales está la capacidad de autodefinirse, entender las raíces –en plural- y prepararse para verlas día a día mezclarse sin perder de vista la pureza de cada color; cosa que Barry no quiso ver. 

 

 Ver trailer

 

 

Duración: 104 min  

País: usa 

Año: 2016 

Género: drama 

Director: vikram gandhi 

Guion: adam mansbach 

Reparto: Devon Terrell, Anya Taylor-Joy, Jason Mitchell, Ellar Coltrane

 

 *Fotografías: tomada de Internet.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín