Jueves, 01 Agosto 2019

¡Ay! Que la fiesta es rica, pero los artistas “pobres”

Si usted lector(a) creyó que por el título del presente artículo se trataba de una crítica a los artistas del último éxito de título "fiesta acústica" se equivoca.

 

Por: Andrés Caicedo Sánchez "Jassa"

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La idea de este escrito, que no aspira a ser muy largo, es cuestionarnos el qué está pasando que pareciese que aún no se orientan esfuerzos en llevar a otro nivel una propuesta tan llamativa como lo es el denominado "ritmo exótico". Es de admirar cómo estos y otros jóvenes chocoanos desde elementos sencillos crean ritmos tan pegajosos que ponen a bailar a más de uno en los establecimientos de rumba de ciudades como Medellín, Quibdó, Turbo, Buenaventura, Apartadó, Bogotá, entre otras.

 

 

En un departamento como el Chocó con altos índices de pobreza, desempleo y falta de oportunidades, es necesario e importante que la creatividad y talento pasen de ser situaciones momentáneas y de moda, a consolidarse en proyectos de emprendimientos sólidos y rentables, lo cual demanda la sincronización de la disciplina de los artistas en conjunto con la inversión económica, bien sea de agentes públicos o privados que permitan impulsar esta nueva forma de hacer música, que se ha venido gestando entre el departamento del Chocó y la región del Urabá antioqueño, teniendo como  pioneros a artistas como Dj Walla y Dj Morro, entre otros más.

 

“Fiesta acústica", que fue tendencia nacional durante aproximadamente una semana en la plataforma YouTube, nos anticipa todo lo que estos jóvenes podrían alcanzar si se fortaleciera la mirada empresarial de sus proyectos artísticos. Este ritmo pegajoso es un producto que tiene el potencial suficiente para venderse en discotecas y bares a lo largo de todo el país, dado que no solo es la música como tal, sino que adicionalmente la actitud, la explosión de energía y el talento que los Djs e intérpretes expresan en tarima, lo convierten en un buen elemento a explotar en la industria del entretenimiento. (Ver video de Fiesta Acústica a continuación)

 

 

El Chocó necesita mirar más el arte y el deporte (del cual hablaré en otro momento), como fuentes de mejoramiento de la calidad de vida de las personas. La conversión del "ritmo exótico" y otras expresiones artísticas en apuestas empresariales sólidas y planificadas, permitirá a la larga que artistas, inversionistas y gestores culturales de la región puedan obtener reconocimiento y beneficios económicos mucho mayores que los que gozan en la actualidad.

 

Ver más columnas de Jassa

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

  • La muerte de la libertad en 1984

    Con la llegada de pandemia, nos hemos visto obligados a ceder nuestras libertades, con el fin de obtener una seguridad y una salud que evidentemente el estado no nos ha podido brindar de forma eficaz. 

  • Leve crítica a la academia colombiana y decolonización del pensamiento

    La academia viene siendo una distinguida institución que enmarca un modelo de segregación del conocimiento o pensamiento tan parecido al apartheid.

  • ¡Kuking'a!

    Reducir la visión KUKING'A a una imposición o modelo a seguir, es también esencialista en el sentido de que los feminismos negros afrodiaspóricos han funcionado para muchas mujeres negras, que un momento dado necesitan armarse contra opresiones específicas.

Suscríbete a nuestro boletín