Jueves, 27 Septiembre 2018

Amor sin matices

La liberación de muchas ideas preconcebidas sin duda ha permeado nuestra visión del amor, en casos donde el color de piel puede ser un tema de discusión.

facebook

Por: Laura Andrea Zuñiga Mina

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En los asuntos del corazón hay demasiados factores, la sensación de poder vencerlo todo gracias a esa persona especial y el sentido común que a veces busca razones para traernos a la realidad. La liberación de muchas ideas preconcebidas sin duda ha permeado nuestra visión del amor, en casos donde el color de piel puede ser un tema de discusión.

 

 

Natali y Jordi son dos jóvenes que viven en la ciudad de Cali, protagonistas de nuestra portada, que como muchos han encontrado en el tiempo y la alineación de circunstancias, el camino para construir una relación. Ella, una bailarina alegre, extrovertida y con chispa, él, un cantante tranquilo y relajado, brindándole equilibrio a la relación.

 

 

En la región del Valle este tipo de relaciones interraciales son muy comunes, gracias a la diversidad étnica que nos regala esta zona del país, para ninguno de ellos es nuevo este tipo de relación, no porque exista un perfil predeterminado para buscar una pareja, sino, como sabemos y con todo el cliché del mundo; el corazón quiere lo que quiere.

Los prejuicios y estereotipos raciales de salir con “El blanquito” o “La negrita” no han permeado su relación. Han sido afortunados al contar con el apoyo de sus familias, como ellos nos comentan; ya que siempre juegan un papel que puede ser determinante al momento de elegir un compañero sentimental. Para ninguno es innegable que suelen llamar la atención y escuchar frases como “Qué bonitos serían sus hijos” les sacan algunas risas, como si este tipo de parejas aseguraran belleza genética.

Para muchos puede ser doloroso recordar aquellos tiempos en donde el hecho de pensar tener una relación con alguien fuera de su raza estableciera una ofensa para la sociedad, esto como resultado de una población conservadora y con hambre de juzgar lo diferente; por suerte para Natali y Jordi ha sido una experiencia de aprendizaje mutuo, donde la coalición de sus culturas les ha permitido abrir sus mentes a otras formas de ser y ver el mundo, desde cosas tan sencillas como conocer qué tan diferentes son sus cabellos y las costumbres familiares.

 

 

Pronto llegará ese idílico día en el que estos temas no sean más que parte del paisaje, donde en un país pluriétnico como el nuestro no debería causar tanto revuelo. En un momento de nuestra entrevista con Natali y Jordi nos mencionan algo curioso, es el punto donde algunas personas eligen de forma selectiva no estar con alguien de su propia etnia, y así es, evidenciado en dichos como “Negro con negro no pega”, aquí toda la película cambia, puesto que el rechazo es interno, y por asuntos como una mejor percepción social, desatan este tipo de situaciones.

Las relaciones son todo un dilema, y dejando de lado todo el asunto teórico, todos latimos a ritmos diferentes y en el fondo anhelamos encontrar a alguien que vibre junto a nosotros. Espero que Natali y Jordi sigan disfrutando de la felicidad que les brinda su relación, porque ellos ya encontraron con quien armonizar su vida.

 

 

 

 

 *Fotografías: cortesía.
Suscríbete a nuestro boletín