Viernes, 28 Febrero 2020

¿Ya conoces la situación del Río Patía?

En un rincón olvidado en el Pacífico colombiano: un ecosistema batalla por su supervivencia, el caso del Río Patía.

 

Por: Yolaine Mendoza 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

Practicante de comunicación social

  

Hace unos 20 o 30 años el Río Patía se encontraba caudaloso y con un ancho de aproximadamente 500 a 600 metros, los habitantes aledaños al lugar no tenían dificultad para transportar sus productos y el transporte fluvial era constante. Infortunadamente hoy el río patía atraviesa una situación lamentable, luego de la construcción del canal Naranjo en 1973 y de que saliera del río Sanquianga, ocasionando que la vertiente del río Patía que corre hacia allí disminuyera su fuerza, anchura y la capacidad de caudal, afectando la comunicación fluvial de los habitantes de los municipios de la costa del Pacífico de Nariño, el Cauca e incluso el Chocó.

 

“El canal Naranjo” como hoy en día se le reconoce a esta nueva vertiente, ha afectado a la comunidad aledaña al río Patía en los factores como la contaminación con pesticidas, herbicidas y tala indiscriminada de árboles por los mismos habitantes que no pensaron en las consecuencias de la situación. Hoy en día hay sectores en que este río tiene un ancho de escasamente 10 a 20 metros, situación que en épocas de verano y sequía afecta e interrumpe la dinámica de quienes se dedican a sacar productos a los cascos urbanos, afectando la situación económica, por consiguiente la sequía del río ha incrementado las enfermedades que por falta de centros de salud cercanos no hay solución de estas problemáticas sanitarias.

 

 

Ante la situación, la comunidad y Justo Gabriel Sol Valencia, actualmente Líder comunitario del municipio de Francisco Pizarro (Nariño); manifiestan su inconformidad, hacen un llamado para que mejoren y ayuden a mitigar la situación expuesta antes de que haya un desprendimiento de las fuentes de agua e ingresos.

 

Justo Gabriel propone que a futuro hay que mitigar la situación con un sistema que cambie la vida de los habitantes del municipio, porque al secarse el río Patía no se podrá contar con este líquido vital para el consumo diario y la navegación. "Si esto llegara a ocurrir como se prevé, ya el modelo de vida no será fluvial, sino terrestre; es decir las embarcaciones no serán canoas, sino potros o caballos y como dijo Gabriel García Márquez, esto será crónica de una muerte anunciada... Se sabe donde se nace pero no donde se muere". Justo Gabriel Sol Valencia

 

 

 

Fotografías: Cortesía

Lea También

  • Conoce el poema "Arroyo Bruno"

    Un escrito del sabedor afrocolombiano Rogelio Ustate, que habla sobre el arroyo que el Cerrejón desvío en el centro de la Guajira para sacar carbón, afectando a las comunidades étnicas del lugar.

  • ¡No señores!, el Chocó no es el fracaso del Estado

    ¿Acaso en Colombia podemos hablar de un Estado? El Chocó no solo ha sido víctima de la economía extractivista que emplea el Estado, sino que también ha sido víctima del poco amor y la falta de sentido de pertenencia que han empleado nuestros administradores locales y departamentales por décadas.

  • ¡Así se vivió la Tonga por la niñez Afro!

    Este espacio enfocado en las infancias afro, presentó unas estategias que atraviesan la formación académica en los procesos ancestrales y las políticas públicas de la niñez, que se garantizan a partir de la implementación de la Cátedra de Estudios Afrocolombianos, la educación propia y la etnoeducación.

  • ¡Nuestra infancia afro también importa!

    Este espacio de conversación permitió dar a conocer los diferentes contextos de la niñez afro y los retos de los educadores frente al sistema educativo.

Suscríbete a nuestro boletín