Lunes, 07 Octubre 2019

Suicidio: ¿Cuestión de valentía o de cobardía?

Soy mujer, soy negra y soy fuerte, pero mi fortaleza está dotada de humanidad, sensibilidad y emocionalidad.

Por: Angélica Machado Copete

Médica Psiquiatra

 

¿En qué pensamos cuando se habla de suicidio?: Recuerdo que cuando era adolescente y había una muerte por suicidio, en nuestro entorno o visto por los medios de comunicación, especulábamos en nuestra comunidad más cercana sobre si la persona suicida era cobarde para enfrentar las vicisitudes de la vida o valiente para llegar a ponerle fin a su vida, hoy por hoy con unos cuantos años más y habiendo pasado por mi especialización en psiquiatría, pienso en lo ingénuos que parecíamos en ese entonces.

 

 

 

La falta de educación en salud y enfermedad mental, la falta de psicoeducación que aun persiste en nuestros tiempos sin importar si estudiaste o no, hoy sé que no es ni cobardía ni valentía, es un sufrimiento tan insoportable que acabar con la vida propia deliberadamente para estas persona resulta como una solución permanente a su difícil dolor. Es innegable que el suicidio tiene múltiples causas y es un fenómeno estudiado desde diferentes disciplinas, como casi todos los comportamientos humanos, en este articulo trataré de ser lo mas explícita posible y brindar ayuda para entenderlo, cabe aclarar que el suicido ha estado desde muchas civilizaciones que nos anteceden.

 

Empecemos por definir que es suicidio según la OMS: es el acto deliberado de quitarse la vida, dentro de las causas de suicidio y poblaciones de riesgo están: 

• Trastornos mentales, en particular los trastornos relacionados con la depresión y el consumo de alcohol.

• Muchos suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida, tales como los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

• Además, las experiencias relacionadas con conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas. 

• Grupos vulnerables objeto de discriminación, por ejemplo, los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales; y los reclusos. 

• El principal factor de riesgo de suicidio es un intento previo de suicidio.

 

Realizando un análisis de las estadísticas que tenemos y por la experiencia propia puedo plantear que muchos de los casos de suicidio que se presentan dentro de nuestras comunidades, están vinculadas al poco o nulo acceso que tenemos a los servicios de salud mental, la inexistencia de psicoeducación, el no conocer nada de inteligencia emocional, los múltiples sucesos traumáticos que como población afrodescendientes hemos vivido y vivimos como son la discriminación de raza y clase, las secuelas del conflicto armado en nuestras poblaciones, la naturalización del consumo de sustancias en nuestros entorno y el fácil acceso a ellas, la poca calidad de vida que tienen la mayor parte de nuestras comunidades, en fin diversas condiciones sociales y culturales que están asociadas al aumento de casos de suicidio en los entornos. Todas estas razones sociales y de salud hacen que los intentos de suicidio, suicidios consumados y actos parasuicidas florezcan en las poblaciones. 

 

La importancia de invertir en salud mental en nuestros días no es un lujo es una EMERGENCIA, la visibilización de los padecimientos mentales y la naturalización de la existencia de estos se hace necesario, además el cuidado de los medios de comunicación al momento de transmitir la información de los casos de suicidio creo yo, es una responsabilidad que nos incluye a TODOS por igual. 

 

¿Qué hacer frente a un caso de ideación suicida (deseo manifiesto o no de querer terminar con la vida)? 

• Si detectas conductas como por ejemplo frases alusivas al suicidio, pregunta directamente si este es su deseo, preguntar no detona una ideación o un acto suicida. 

• Hablar y escuchar activamente a esa persona. 

• No desestimar sus emociones y pensamientos, por ejemplo: “Ay no te sientas asi”, ”tranquilx esto ya va a pasar”, “por que eres tan exageradx, no es para tanto”, etc.

• Buscar a personas cercanas a esta persona y levantar la alerta.

• Buscar ayuda de profesionales de la salud y salud mental.

• Si sabes que esta persona tiene fácil acceso a elementos con los que puede suicidarse aléjalos de el o ella. 

 

Vivimos en tiempos donde el egoísmo es rey, lo que le pasa al que esta al lado parece que es solo problema de él o ella, sin contar que nuestra naturaleza humana nos demanda interacción con los otros, por favor NO OLVIDEMOS que lo que le pasa al uno impacta directamente en los otros, dejemos de hacernos los de la vista gorda frente a esta problemática que cada vez es mas común en nuestra sociedad.

 

 

Ver más columnas de Angélica

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

Fotografías: Cortesía

Lea También

  • Conocí a dios… y es negra

    Imagínate lo difícil que es erradicar el racismo del mundo, si desde el ámbito religioso (estandarte de la cruzada colonizadora, racista y esclavista) se promueve el ideal de un dios caucásico en Medio Oriente, que rige en la religiosidad de casi todo el mundo, quién además está rodeado por obvias razones de gente prieta, propia del lugar.

  • Esas mezclas musicales llegaron para quedarse

    En un principio nadie imaginó que esto de las mezclas musicales iba a durar tanto, pues este ritmo liderado en el departamento del Chocó por artistas como Yilmar Dressan, Luis Eduardo Acústico, Dj Wala, Dj Fmix y muchos más, ha sido al igual que la champeta, nacida en Cartagena, llegó para quedarse.

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

  • La muerte de la libertad en 1984

    Con la llegada de pandemia, nos hemos visto obligados a ceder nuestras libertades, con el fin de obtener una seguridad y una salud que evidentemente el estado no nos ha podido brindar de forma eficaz. 

Suscríbete a nuestro boletín