Lunes, 15 Junio 2020

¿Pa' cuándo nosotros?

Para iniciar esta columna veo pertinente citar a Jaime Garzón: “Si ustedes jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo, ¡NADIE!

 

Por: Fredinson Salas Restrepo

Estudiante de derecho - Universidad Luis Amigó

 


Aprovechamos la oportunidad para parafrasear a Garzón y decirle lo siguiente a los jóvenes chocoanos: Si ustedes como chocoanos no toman y asumen el control del timón del barco a la deriva que es el departamento del Chocó nadie, pero absolutamente nadie lo va hacer por ustedes.

 

Siempre lo he dicho y repetiré, la salvación del departamento es su misma gente y los que cuentan con el privilegio del capital educativo, son quienes deben liderar estos procesos de renovación de las dinámicas políticas en el Chocó, como dijo el gran maestro Miguel A. Caicedo “esto es por la gente de uno”, a juicio de quien escribe, lo dicho por el maestro Caicedo debe ser una máxima para el ejercicio de la política, dado a que esa expresión permite denotar que la política debe estar al servicio del pueblo y no orientada a la búsqueda de beneficios particulares.

 

Ahora bien, teniendo en cuenta lo anterior me pregunto, ¿Ajá políticos antiguos del departamento del Chocó enquistados en el poder, para cuándo nos dan el turno a nosotros los jóvenes? Tomo la iniciativa para decirle a los antiguos políticos chocoanos que agradecemos sus años al servicio de la ciudadanía chocoana, pero llegó el tiempo de que se vayan tranquilos a descansar a su casa, es hora de una jubilación, ya llevan mucho tiempo en esos lugares de representación y se merecen un descaso; dado que es ahora de refrescar y oxigenar la dirección del departamento del Chocó con nuevas ideas y personas que ocupen esas plazas políticas y cuando me refiero a nuevas personas, no hago referencia a los descendientes de esos políticos que han estado por mucho años en poder, no es cuestión de excluirlos para nada y tampoco es algo personal con ustedes, pero ya a miembros de sus familia en su momento se les dio la oportunidad y creo que no es necesario que ustedes también lo hagan; esto en aras de renovar esas prácticas que otrora sus familiares hicieron, sumado a ello, por muchos años familias conocidos por todos en el Chocó se han estado rotando el poder y negando la oportunidad a otros,

 

Ya es justo, yo creo que con todo el tiempo que han estado en el poder, le han servido para darse cuenta que la política no es algo que les salga muy bien ni a ustedes ni a su descendientes, porque el ser buen político no es un tema de discurso, es algo que más allá de lo que pueden hablar; es un tema de tener calidez humana y empatía saber identificar la necesidades de un pueblo que pide soluciones a gritos y por último, pero no menos importante, tener sentido de pertenencia querer en realidad el territorio y no mirar el mismo como una fuente de riqueza o medio para saltar a la fortuna.

 

Es hora de que ustedes sean conscientes y se hagan a un lado, para que permitan que en los territorios experimentemos con nuevas formas de realizar política y con los nuevos liderazgos, pero debemos tener cuidado, dado a que todos los jóvenes no están capacitados para esto, me explico; hay jóvenes que no son conscientes de la realidad de su pueblo están contaminados por ese tufillo político de corte tradicional que los actuales dirigentes tienen, si para nadie es un secreto que al día de hoy existen muchos jóvenes que tienen ese mismo pensamiento de carácter individualista de políticos tradicionales del Chocó, siguen atados a la mismas cadenas que durante años han condenado al departamento a un empobrecimiento sistemático e ilícito y a un saqueo abrupto perpetuado por unos pocos ya que muchos de estos conciben los entes territoriales como empresas al servicio de ellos y sus allegados, cuando esto no es así, dado que estos cargos políticos y los entes están pensando para garantizar el interés general.

 

Pero no solo necesitamos que estos políticos tradicionales se hagan un lado, debido a que en Colombia vivimos en una democracia y en un estado social de derecho, por ello todos los ciudadanos tienen derecho a elegir y ser elegidos. Por ellos estos nuevos liderazgos representados en jóvenes, deben en los comicios electorales ganarle a esos políticos de la vieja data, por eso, en este apartado recobra importancia el aporte de todos los chocoanos, ya que en manos de todos está ese gran cambio para el departamento, ya que con nuestro de voto de confianza para con estos nuevos liderazgos, mandamos a descansar y retiramos del espectro político a estos señores de la vieja data.

 

Finalmente, aprovecho para desvirtuar los comentarios de esos que dicen que a los jóvenes les falta experiencia para gobernar o que esos cargos no son para personas tan jóvenes. Creo que el caso del exgobernador del Nariño, Camilo Romero, es un ejemplo de cómo los jóvenes pueden ocupar cargos de representación y cambiar las realidades y dinámicas de su territorio, así que ese tema de que los jóvenes no estamos preparados es algo falso ¡nosotros también podemos! Todo lo anterior nos demuestra que podemos ejercer una acción política, donde quepamos todos, no es una cuestión de lucha de clase ni de una lucha contra los antiguos políticos; es simplemente cuestión de un acuerdo y de generar un nuevo contrato social para el departamento del Chocó, todo lo anterior deja claro que en el Chocó debemos dar transido a las nuevas ciudadanías y nuevos liderazgos, pasar del caudillismo, darle pie a la búsqueda y construcción de un nuevo camino y un propósito común que agrupe todos los sentires del pueblo chocoano.

 

Por favor, los nuevos jóvenes que lleguen a ocupar los puestos de representación, no hagan lo que me decía uno de mis mentores Rodrigo Osorio Montoya “mijo la casa del político allá en su tierra uno la conoce porque es la mejor, es la más suntuaria y se diferencia de la del resto de pobladores, porque mientras este se encuentra en el poder solo piensa en su beneficio personal y se olvida que detrás está todo un pueblo que tiene sus esperanzas puestas en el”

 

Ver más columnas de Fredinson

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

 *Fotografías: Cortesía

Lea También

  • Construcción de ciudadanía III, Lo público y lo privado

    Libertad y responsabilidad, por tanto, no pueden escindirse si queremos forjar una ciudadanía empoderada que sea capaz de lograr su propia cultura de vida en sociedad, es necesario que lo público y lo privado lleguen a un consenso que permita tanto el respeto por los derechos individuales como por la responsabilidad social. Así se logrará forjar una cultura ciudadana que sea coherente con las particularidades que nos definen.

  • Racismo ≠ Discriminación: una breve guía para poder entender el contexto

    Hace unos días, y en el marco de la convocatoria para Miss Universo Colombia, me llegó una campaña de apoyo hacia una famosa modelo que ha recibido rechazo por parte de algunas personas de San Andrés, lugar al que pretende representar en el certamen. El hashtag #NoAlRacismo en el marco de la campaña me dejó cierta preocupación y ya les explico el porqué.

  • ¿Cuáles son las vidas que importan?

    ¿Por qué continúa siendo tema de discusión qué vida es más importante que otra? Nadie tiene el derecho de determinar esto. La lucha y lo que sí debería generar discusión es por qué hay personas o comunidades que no gozan u obtienen los mismos beneficios que otras.

  • ¿Quién los mató?

    Un país que normaliza la muerte y la crueldad con la que se asesina su activo más valioso, los jóvenes, está condenado a mantenerse en su podredumbre.

Suscríbete a nuestro boletín