Jueves, 19 Diciembre 2019

“La negra tiene tumbao”

Y si, aunque antes el racismo le hacía sentir miedo y vergüenza, hoy a través de los años, adquiriendo conocimientos, se siente muy orgullosa de ser negra y a decir verdad ¡sí que tiene tumbao! 

 

Por: Luisa Carabalí Mosquera

Estudiante de Comunicación Social y periodismo

Fundación Universitaria de Popayán

 

 

“Mira esa negra que va pasando ahí, mírala” decía de un niño de quinto de primaria a una niña afrodescendiente y su amigo le seguía el son diciendo “la negra tiene tumbao”, “Azúcar”, tenía apenas 10 años y ella no entendía el por qué debía afrontar todos los días que le cantarán esa canción y ser el motivo de la burla de sus compañeros en quinto grado. 

 

 

Los días en un colegio de Popayán siendo la única negra en un salón de 22 niños no era nada fácil, menos en un espacio donde solo se respira discriminación y todos la veían como un bicho raro.

 

A sus diez escasos años, no tenía idea de lo que era la herencia africana o el poder negro (black power), palabras que describen la lucha que llevamos las y los afrodescendientes en este país y a nivel mundial. Ser negra a su corta edad solo era una pesada maleta que llevaba en la espalda, acompañada de los sinsabores que pasaba cada vez que tenía que estar con sus compañeros de clase.  

 

Muchas veces llegó a reprochar su color de piel, porque a causa de ello la hacían sentir muy miserable, sin valor y cada vez que cantaban la canción de Celia cruz, era su mayor tormento, pues cuando oía la palabra “negra” era señal de que venían las burlas hacia la negra del salón

 

Gracias a todos los negros que alzaron su voz en el mundo entero como Nelson Mandela, Martin Luther King y muchos otros que desde sus contextos hacen la diferencia, hoy somos muchos los que tenemos oportunidades en los distintos espacios políticos y sociales actuales, porque hemos demostrado que somos una etnia con un potencial extraordinario para todo lo que nos proponemos, que en todos los espacios somos necesarios e imprescindibles porque lo que corre por nuestras venas es pasión, cultura y hermandad

 

Ahora después de vivir tantos años sometida a la discriminación, segregación y a los cánones de belleza mal establecidos, que en nada representan la diversidad cultural de las etnias, agradece a Celia Cruz por haber hecho la canción que describe de una forma sublime la belleza de las mujeres negras, porque por medio de ella, estaba aportando a la lucha que nos ha costado la vida, pero que nos ha hecho perder el miedo

 

Y sí, aunque antes el racismo le hacía sentir miedo y vergüenza, hoy a través de los años, adquiriendo conocimientos, se siente muy orgullosa de ser negra y a decir verdad ¡sí que tiene tumbao! 

 

Cruzando y rompiendo barreras, vamos sobreviviendo. 

 

Ashé.   

 

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

  

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • Omar Quiñones y su proyecto "Soy magüireño"

    El objetivo de Omar Quiñones siempre ha sido mostrar y visibilizar en producciones audiovisuales que existe un pueblo en las profundidades de la costa nariñense, un pueblo en el que en su niñez apenas y conoció un televisor.

  • Conocí a dios… y es negra

    Imagínate lo difícil que es erradicar el racismo del mundo, si desde el ámbito religioso (estandarte de la cruzada colonizadora, racista y esclavista) se promueve el ideal de un dios caucásico en Medio Oriente, que rige en la religiosidad de casi todo el mundo, quién además está rodeado por obvias razones de gente prieta, propia del lugar.

  • Esas mezclas musicales llegaron para quedarse

    En un principio nadie imaginó que esto de las mezclas musicales iba a durar tanto, pues este ritmo liderado en el departamento del Chocó por artistas como Yilmar Dressan, Luis Eduardo Acústico, Dj Wala, Dj Fmix y muchos más, ha sido al igual que la champeta, nacida en Cartagena, llegó para quedarse.

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

Suscríbete a nuestro boletín