Viernes, 11 Septiembre 2020

Indignación y rabia por el exceso en el uso de la fuerza

La muerte de Javier Ordoñez  ha ocasionado una serie de protestas en el país, pero este no ha sido el primer caso de abuso policial. Esta es una reflexión un poco más en frío.

 

Por: Redacción Vive Afro
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

 

Hace un año que Bogotá y otras ciudades colombianas no vivían una noche de protestas tan grande, el motivo fue la muerte de Javier Ordóñez, estudiante de derecho de 46 años que tenía un taxi, en un posible caso de violencia policial. Pero este no ha sido el primer caso de denuncia contra el exceso de fuerza por parte de la policía colombiana, la novedad fue que todos los colombianos han podido ver la actuación de los agentes de la ley, y hasta pueden contar cuántas veces se disparó con la pistola taser.

rer

Ha habido casos emblemáticos de exceso de fuerza, como el del joven grafitero Diego Felipe Becerra que fue asesinado cuando pintaba una pared o el de Anderson Arboleda que fue golpeado hasta causarle la muerte en Puerto Tejada; al parecer, por incumplir las medidas de la cuarentena. La diferencia con el caso de Javier Ordóñez ha sido la posibilidad de ver el acto y escuchar los gritos de dolor y angustia de la víctima, algo similar a lo que fue el caso de George Floyd en Mineápolis hace unos meses.

 

También puedes leer, En Colombia también tenemos nuestros propios George Floyd

La indignación y la rabia se tomó primero las redes sociales con mensajes como: “¿quién velará por esta familia que queda sin un padre por estos ASESINOS VESTIDOS DE VERDE? ¿o asesinar está en el nuevo código de policía nacional?”. Estos sentimientos se fueron materializando en hechos tangibles como los enfrentamientos con la policía. No se puede olvidar que la movilización ciudadana puede tomar varias expresiones de las cuales la violencia es solo una de ella.

 

De estos hechos se han contabilizado ya 10 muertos y más de 400 heridos en Bogotá y Soacha. La muerte de este hombre ocasionó que personas se citaran por redes sociales, pero también salieran a las calles de manera espontánea, recordando los hechos del Bogotazo que se originaron también por otra muerte, la de Jorge Eliecer Gaitan. No se puede olvidar que la movilización ciudadana puede tomar varias expresiones, de las cuales la violencia es solo una de ella.

 

No han faltado las justificaciones con este y otros casos para de decir cosas como: “algo habrá hecho” o “la policía solo cumplía órdenes”, pero no hay que olvidar que el uso de la fuerza que le fue conferida a la policía debe cumplir ciertas normas, siempre bajo un marco legal donde los Derechos Humanos son primordiales, “Sólo se recurrirá al empleo de la fuerza con el máximo respeto por la ley y con la debida atención al grave impacto que pueda causar en diversos derechos humanos: el derecho a la vida, a la integridad física y mental, a la dignidad humana, a la privacidad y a la libertad de circulación, por citar sólo los que se ven afectados con más frecuencia”, aparece en un documento de Amnistía Internacional.

 

Fue el hecho de ver la prueba, el video, lo que movilizó a las personas, aunque esto es preocupante pues indica que los colombianos se persuaden más por el pathos (las emociones) que por la combinación con la razón y el deber ser. Hay violaciones de Derechos Humanos que no quedan grabadas y que no son ampliamente difundidas, solo quedan en la indiferencia y el olvido.

 

Como reflexión, también debería haber un espacio para mencionar la poca confianza que generan las instituciones como la policía, aunque esto es algo generalizado en gran parte de América, según los datos del Latinobarómetro 2018 esta cifra llega al 35%. El proyecto World Values Survey (WVS) hace investigación social que explora los valores y opiniones de la gente en diferentes temas, para Colombia, la confianza en la policía ha sido una de las más bajas, 24% de los colombianos confía mucho y bastantante mientras que casi el 75% no confían en esta institución.

 

La confianza que tengan los ciudadanos en las instituciones les generan legitimidad a ellas, pero no es con el uso de la fuerza o con el miedo que esto se consigue. Los estudiosos de la ciencias politicas, Leonardo Acosta y Henry Cancelado, hacen una apreciación de esto: “Cuando la autoridad del Estado no logra imponerse para construir un proyecto político, económico y social, denominado país, las relaciones conflictivas que se crean van a permear todas sus relaciones internas, van a empoderar a actores ilegales y van a reflejar la falencia del poder a nivel internacional”.

 

No olvidemos que nos encontramos en un Estado que siempre está en construcción, pero por un lado están las instituciones que de alguna forma defienden el status quo y por el otro, están los ciudadanos que siempre piden cambios.

 

Documentos consultados:

Uso de la Fuerza

Guerra, sociedad y legitimidad en la construcción del Estado colombiano

www.worldvaluessurvey.org

Fotografía: El Tiempo y captura del video 

 

 

Lea También

  • ¿Quieres aprender a  escribir y organizar los proyectos audiovisuales afros? Esta es tu oportunidad

    Hata el 1 de octubre se podrán inscribir a estos talleres, una iniciativa de Idartes a través de la Cinemateca de Bogotá - Gerencia de Artes Audiovisuales dirigida a la gran la comunidad Afro.

  • Conoce los festivales Afro que migran a la Virtualidad

     Festival de Tambores, Festival Nacional del Bullerengue, Fiesta de San Pacho y Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez se mudan a lo digital.

  • El proyecto de energía limpia en Bojayá que ganó un concurso mundial

    Este año, el ganador del global Go Green fue un proyecto de estudiantes universitarios, un sistema híbrido de generación de energía limpia y sostenible, que pretende beneficiar a los pescadores artesanales de Bojayá. Hablamos con Angie Redondo, una de las artífices del proyecto.

  • Dos masacres enmarcan el "Día Internacional de la Paz"

    En el Día Internacional de la Paz, un día dedicado a conmemorar los ideales de paz de cada pueblo y cada nación, Colombia tiene poco que decir.

Suscríbete a nuestro boletín