Miércoles, 22 Abril 2020

El rebusque en tiempos de cuarentena

La situación que vive el país, especialmente el departamento del Chocó en tiempos del Covid – 19, ha llevado a que la población literalmente “se la juegue” en busca de alternativas económicas o de generación de ingresos.

Por: Edwin Andrés Mosquera

Politólogo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La carreta, usada normalmente en trabajos de construcción, se ha convertido en el recurso más popular entre niños, jóvenes y adultos que transportan alimentos desde los supermercados hasta sus casas.

 

Carreta 

El niño que ven en la foto se llama Mauricio, vive en el barrio pueblo nuevo del municipio de Istmina, se ha vuelto popular entre comerciantes, madres cabeza de familia y población general del territorio porque anda con una carreta haciendo domicilios, en ella lleva pegado un letrero con los barrios o destinos que conforman la ruta de transporte de los alimentos que le encargan

 

Esta alternativa está siendo muy utilizada en el municipio porque, como en todo el país, no está habilitado el servicio de transporte público y las personas no pueden movilizarse en sus vehículos privados, por ello, todo aquel que cuenta con una carreta en estos momentos, ha generado un rebusque o “se la ha jugado” en materia económica, como normalmente decimos.

 


Además de la carreta que tiene, este personaje es muy curioso porque, si bien al principio mencioné que era un niño, el tema de su edad es demasiado intrigante porque tiene una personalidad de cualquier persona de 25 o 30 años, tanto así, que es normal verlo dirigirse y conversar con personas adultas “como dos iguales”, con mayor confianza que cualquier otra persona.

 

Carreta1 

Este susodicho, a quien se le ha visto recorriendo las calles del municipio con su curiosa carreta, transportando los insumos de aquellos paisanos que van a comprar el mercado, hace parte de ese grupo de niños y jóvenes que se les ha visto en tiempos de cuarenta generando algún ingreso, pues la informalidad laboral, de la mano con el aislamiento obligatorio, ha conllevado a que desde el más pequeño de la casa hasta el más grande, salga a rebuscarse para cubrir necesidades básicas insatisfechas del hogar.


En esta oportunidad solo capturamos a Mauricio, pero hay más niños y/o jóvenes innovando y contribuyendo a sus hogares sin importar la actividad que se deba realizar, incluso, ya otras personas del municipio están saliendo con sus carretas a realizar sus compras, debido a que ya se está volviendo habitual esta práctica. Empezaron unos pocos, que comprendieron que cualquier crisis es sinónimo de oportunidad, y ahora ya son muchos, los que buscan maneras de lograr ingresos para su sustento diario.

 

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Edwin

 *Fotografía: cortesía.

Lea También

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

  • La muerte de la libertad en 1984

    Con la llegada de pandemia, nos hemos visto obligados a ceder nuestras libertades, con el fin de obtener una seguridad y una salud que evidentemente el estado no nos ha podido brindar de forma eficaz. 

  • Leve crítica a la academia colombiana y decolonización del pensamiento

    La academia viene siendo una distinguida institución que enmarca un modelo de segregación del conocimiento o pensamiento tan parecido al apartheid.

  • ¡Kuking'a!

    Reducir la visión KUKING'A a una imposición o modelo a seguir, es también esencialista en el sentido de que los feminismos negros afrodiaspóricos han funcionado para muchas mujeres negras, que un momento dado necesitan armarse contra opresiones específicas.

Suscríbete a nuestro boletín