Miércoles, 23 Septiembre 2020

El proyecto de energía limpia en Bojayá que ganó un concurso mundial

Este año, el ganador del global Go Green fue un proyecto de estudiantes universitarios, un sistema híbrido de generación de energía limpia y sostenible, que pretende beneficiar a los pescadores artesanales de Bojayá. Hablamos con Angie Redondo, una de las artífices del proyecto.

 Por: Redacción Vive Afro
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

Schneider Electric es una empresa con sede en Francia que se centra en la industria pesada y en la eléctrica, hace 10 años empezó a realizar un concurso a nivel mundial que busca “ideas audaces que puedan remodelar un futuro más inteligente y sostenible”. En todos estos años ningún proyecto de Colombia había sido escogido para representar a Suramérica y ningún proyecto de la región había ganado a nivel mundial, hasta ahora.

 

Quienes lograron alcanzar este hito fueron dos estudiantes Ingeniería de Minas y Metalurgia en la Universidad Nacional de Colombia de la sede Medellín. Angie Redondo de Riohacha y Jorge Luis Polo de Sincelejo. Ellos tuvieron la idea de como dice Angie: “darle a los pescadores artesanales de Bojayá la oportunidad de vender su producto a un precio justo”.

 dfhdfh

 Angie Redondo

 

Bojayá es uno de esos no pocos municipios colombianos que adolecen de una verdadera conexión eléctrica , ”Bojayá solo tiene un 44% de cobertura y una continuidad del servicio de entre 3 y 4 horas, esto significa que los pescadores deben vender su producción a un precio bajo esperando que no se les dañe, hay una estimación en la que el 22% del pescado se pierde por no tener cómo refrigerarlo”, afirma Angie que obtuvo la mayor parte de la información de un pescador local, Mario Garcés.

 

Para cambiar esto, los dos estudiantes idearon una forma no solo para alimentar 3 congeladores que se instalarían, sino también para hacerlo de manera sostenible y al mismo aprovechar los desperdicios de la pesca, el proyecto consiste en un sistema híbrido de generación de energía limpia y sostenible, a partir de residuos de la pesca como las vísceras y de un conjunto de paneles solares. Los residuos orgánicos se ponen en un biodigestor en el que producirán biogás (metano) y biofertilizante que será el combustible en los días más nublados o de lluvia.

 

Este proyecto aspira a trabajar con 7,5 toneladas de pescado al mes, pescado que sería comprado a un precio justo a los pescadores analizando temas como el tallaje para evitar la sobreexplotación, pero la refrigeración permitiría vender este producto por fuera del municipio.

 

Escoger Bojayá no fue una casualidad, además de ser una zona no interconectada también quisieron ayudar en el mejoramiento de la calidad de vida de esta población que ha sido afectada por la violencia, “queríamos impactar una zona no interconectada y sabemos que en el Pacífico hay muchas, y decidimos Bojayá pues, como todos sabemos, es una región que ha sido afectada históricamente por el conflicto armado; por eso decidimos impactar esta zona que está en la memoria y el corazón de los colombianos”, dice Angie que obtuvo junto a su compañero Jorge, un viaje para visitar el MIT en Estados Unidos y a visitar Greentown Labs, la incubadora de startups de tecnología limpia más grande de América del Norte.

 dfsfsdf

Jorge Luis Polo

Todo esto es solo una idea en el papel, el siguiente paso sería materializarlo con la ayuda de la asociación de pescadores de Bojayá, pero para esto se necesita una inversión de más o menos 35 mil dólares, que según cálculos, se podría recuperar en el segundo año de funcionamiento, pero Schneider Electric no se ha comprometido con esto todavía, “todos los directivos de la empresa con los que hemos tenido el placer de hablar, nos han dicho que están super encantados con el proyecto y están comprometidos con intentar llevarlo a cabo, pero sabemos que esto depende de una serie de estudios técnicos”, reconoce Angie pues los conocimientos de ambos no son los más altos en el tema de generación de energía y el proyecto puede recibir cambios en ese aspecto.

 

Esta forma de generación de energía fue exaltada por dar un beneficio real a la población, “el proyecto es muy innovador y disruptivo, se destacó por la creatividad para generar energía con productos biodegradables y por su impacto directo en la calidad de vida de la población beneficiada, además de ser sostenible” dijo Saulo Spaolanse, presidente del Clúster Andino de Schneider Electric.

 

Para Angie, que viene de una ascendencia afro, tener la posibilidad de ayudar a una comunidad como Bojayá es algo muy bueno, “ha sido de gran significancia para mi, que me identifico como persona afro, saber que posiblemente voy a ayudar a dar un impacto en la comunidad de pescadores que también son afros y que ancestralmente y culturalmente se han dedicado a la pesca, y pues sería genial para mi, saber que les voy a poder dar a ellos la oportunidad de tener una mejor calidad de vida”, Finaliza Angie que reconoce este logro pero desea que más jóvenes colombianos se sigan presentando para mostrar la calidad de sus ideas.

 

 

 

Foto de portada: Alejandro Osses / Mucho Colombia

Fotografía:Cortesía Angie Redondo y Jorge Luis Polo.

Lea También

  • Quibdó y Tumaco, el recrudecimiento de la violencia

    Ante las recientes noticias de homicidios, masacres y balaceras en estas dos ciudades del Pacífico, hay que hacerse preguntas más allá de la judicialización de los criminales.

  • Alan Asprilla, el moderno revolucionario del Meta

    Joven, moderno y con ideas para mejorar las condiciones socioculturales de la ciudad que lo vio nacer, Villavicencio, ese es Alan Asprilla.

  • En Medellín se entregará el Galardón Honorífico "Medalla al Mérito Femenino 2020"

    "No voy a aceptar las cosas que no puedo cambiar, voy a cambiar las cosas que no puedo aceptar". Angela Davis.

  • Jimmy García, el educador que le apuesta a la niñez a través de la robótica

    Un hombre que está convencido de que en la educación está la mejor alternativa para generar cambios en los territorios olvidados, como en el caso del Chocó y el resto del Pacífico Colombiano.

Suscríbete a nuestro boletín