Lunes, 09 Diciembre 2019

El auge de la moda africana: del Kente al Batik

Por medio de este artículo, quiero estimular a mis lectores para que cada vez que decidan portar una prenda hecha en textil africano le otorguen su verdadero significado y valor, que no se quede simplemente en el uso de una tendencia de moda. 

Por: Maily Yiseth González*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

 

Este artículo aborda el auge de la moda “africana” en nuestro contexto, la historia y origen de sus textiles, así como el impacto social y económico de estos en el mundo. Este texto tiene una gran relevancia representada en la fuerza que toma el consumo consciente y responsable, dada por el interés de los consumidores de conocer qué representan sus prendas y quién las produce

 

 

 

Por medio de este artículo, quiero estimular a mis lectores para que cada vez que decidan portar una prenda hecha en textil africano le otorguen su verdadero significado y valor, que no se quede simplemente en el uso de una tendencia de moda. Esta puede ir más allá de adornar y significar el cuerpo, puede incidir directamente en la identidad individual y colectiva, también es una manifestación de nuestro ser. Así que para algunos la moda africana es una forma de conectarse con su diáspora e identidad. Desafortunadamente, para otros es solo cuestión de tendencia. 

 

El más tradicional de los tejidos africanos es el Kente. Su origen se remonta al siglo doce. Este solo se produce en Ghana de forma artesanal por los tejedores de los pueblos Ewe y Ashanti. El Kente por su alto costo, en especial el de la seda, era usado solo por la realeza africana en ocasiones especiales. Este tejido significaba estatus y glamour.

Artesanos trabajando el Kente. Tomado de Kente Cloth (Lyond, 2017): Imagen izquierda - Prenda en Kente. Tomado de Kente Cloth (Lyond, 2017): Imagen derecha.

 

Actualmente, el Kente ya no es de uso exclusivo de la realeza, cualquier persona que pueda comprarlo puede lucirlo. Además, hoy este tejido no se hace solo en seda, también se utiliza el algodón. Lo que permitió que otras clases sociales accedieran a el.  

 

A propósito de lo anterior, en medio de esa lucha de clases que revela la moda, anecdóticamente se hizo un diseño en Kente llamado "wonya wo ha a, wonye dehyee" que traduce "puedes ser rico, pero no eres de descendencia real”. Razón tiene Simmel cuando afirma que la moda es una forma de imitación y, por lo tanto, de igualación social. Une a los de una clase social y los separa de los demás; la moda no existe en sociedades sin clase. 

 

De otro lado, cada diseño de Kente representa los valores morales, sociales, éticos, filosóficos, historia, código de conducta social y creencias religiosas. También tiene un significado simbólico profundo. Según la tradición, el negro representa África, el rojo representa la sangre de los antepasados, el amarillo representa el oro y el verde representa la riqueza de la tierra. 

 

Sin embargo, pese a lo tradicional y simbólico del Kente, su protagonismo hoy es menor, dado que paulatinamente han aparecido otras telas como el Batik, el cual llegó por primera vez a África occidental, a mediados del siglo diecinueve, por medio de los soldados africanos al servicio de los colonos holandeses que tras combatir en Indonesia, llevaron las primeras muestras a este continente. Pero, fueron los fabricantes holandeses quienes lograron conquistar el mercado africano.

 

 

Muestra de tela Batik. Tomado de Cloth, Copyright, and Cultural Exchange: Textile Designs for Export to Africa at The National Archives of the UK (Halls y Martino, 2018)

 

La historia comenzó cuando los holandeses empezaron a industrializar la técnica de Batik original de Indonesia. Ellos quisieron vender sus imitaciones en el mercado de Indonesia; pero no lograron ser rentables. Sin embargo, vieron en África occidental una oportunidad; así comenzaron a exportar a este continente sus telas. Posteriormente, entraron al mercado empresas del Reino Unido, Suiza y Francia.

 

De esta manera, el Batik se convirtió en una de las expresiones culturales más extendidas y características del continente africano. Actualmente en su mayor parte estas telas se producen por fuera de África, algunas contienen diseños copiados del Kente con pequeñas variaciones o combinaciones de figuras provenientes de otras culturas o abstractas. De esta manera, se le ha dado una apariencia cercana a la cultura africana por medio de los colores, diseños y dibujos. Debido a esto, muchos se cuestionan: ¿estas telas realmente representan la identidad africana?

 

Los atuendos Batik son portados con orgullo por celebridades, políticos y gente del común que se reconoce como afrodescendiente. No obstante, algunos de estos diseños no son producidos en África y tampoco representan con fidelidad esta cultura. 

 

Con este artículo solo quiero sensibilizar y divulgar el origen de la moda africana. Mi intención no es señalar o desestimular el consumo de prendas que no tienen un origen ancestral. Sino generar una reflexión en torno al uso de telas “africanas” teniendo claridad de su origen y significado. Una persona que tenga gusto por la moda africana puede usar prendas Kente o Batik, pero siendo consciente de lo que su vestimenta representa.

 

Una ñapa: Vlisco es un famoso grupo europeo que desde 1846 produce, diseña y distribuye telas basadas en la técnica Batik, para el mercado de África occidental y central, y alrededor del mundo. Confieso que cuando conocí la marca los vestidos me parecieron bellísimos y me sentí bastante identificada. A Vlisco le salió un competidor: los chinos. Quienes se han dedicado a copiarlos. 

 

Tomado del sitio web de Vlisco. 

 

*Maily Yiseth González: comunicadora de la Universidad de Antioquia, emprendedora y estudiante de la maestría en Gerencia de Mercadeo de la Universidad EAFIT. Es apasionada por el mercadeo de la moda, el marketing de contenidos y la organización de eventos. Actualmente, trabaja como consultora en investigación de mercados en Inmark. 

  

Ver otras columnas de Maily

 

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

 *Fotografía: Cortesía. 

Lea También

  • Racismo: un monstruo que acecha

    La esclavitud fue una cruel transgresión a la vida de las personas negras que la vivieron y la fuente de la discriminación racial, xenofobia e intolerancia, que continúan perpetuándose en el tiempo y generando factores que incrementan las desigualdades sociales y económicas en gran parte del mundo.

  • Lo que nos ha enseñado el Covid-19

    Nadie se lo esperaba, el 2020 pintaba ser un gran año, pero ¿quién dijo que no lo es? siempre lo más importante de las situaciones son los aprendizajes. Si después de esta pandemia seguimos igual, definitivamente no sirvió de nada esta gran lección.

  • En Colombia también tenemos nuestros propios George Floyd

    Las redes sociales a nivel mundial se volcaron a manifestar la indignación y exigir justicia frente al asesinato del hermano afroamericano George Floyd por parte de un policía de los Estados Unidos, pero por qué no ha pasado lo mismo con Anderson Arboleda asesinado por un policía colombiano.

  • ¡Se despierta interés de la auditoría forense en el Pacífico colombiano!

    El impacto y entendimiento del fenómeno de la corrupción pre y post Covid-19 en el Pacífico colombiano, será trascendental para avanzar en políticas de desarrollo económico y social.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín