Martes, 20 Noviembre 2018

Cuando las raíces te llaman, debes obedecer

Estar en Medellín nunca estuvo en sus planes, pero cuando la casualidad y el baile lo trajeron, descubrió que había muchas personas del Pacífico que no conocían sus raíces o que en el afán del día a día no lo compartían con las nuevas generaciones.

Por: Katerin Panesso

kEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

No le quedó otra que rescatar sus raíces y hacer gala de algo que conocía muy bien: el baile, el arte y la cultura del Pacífico sur. Entonces se acordó de su Tumaco, rodeado de mar, marimba, currulao y tambores y comenzó a enseñarles a niños y adolescentes a construir identidad desde la danza. 

 

 

En poco tiempo fueron llegando más personas que querían aprender de los bailes, las costumbres y de esa tradición de la que hablaba. Y así, sin tenerlo en sus planes creó en 2010 la Fundación Afrocolombiana Casa Tumac.

El propósito desde sus inicios ha sido difundir la cultura, rescatar las expresiones y tradiciones del Pacífico. “Lo hacemos no desde el estereotipo sino como una construcción de identidad. Creemos que al dar a conocer nuestras tradiciones, podemos disminuir la discriminación y propiciar más que respeto por la diferencia”, dice Francisco.

 

 

Desde esa casualidad que trajo a Alex a Medellín han pasado 12 años y los proyectos, logros y reconocimientos pueden superar los treinta. Y hoy en día desde Casa Tumac se hacen semilleros en los barrios Nuevo Amanecer y Moravia, donde enseñan danza afro tradicional, contemporánea y músicas tradicionales. Y cada mes de mayo, desde 2016, realizan el Festival Noches del Pacífico, en el que se presentan grupos de danza, música, gastronomía, talleres y charlas. 

 

 

¿Qué hace un ingeniero químico bailando?

No es que los ingenieros no puedan bailar, solo que Alex reconoce que nadie imagina que esa es la carrera de la que espera graduarse pronto. Se aterran más cuando menciona que también es Técnico en electricidad y electrónica porque además del baile y el arte, le encantan las matemáticas y la cocina. “Considero que siempre estoy en un proceso de creación y me surgen las ideas cuando menos lo imagino y luego comienzo a buscar métodos para materializarlas”.

A largo plazo, Alex sueña que en Medellín se cree un Centro Cultural del Pacífico, iniciar una escuela abierta al público y visibilizarse en el exterior. Ojalá que todos los proyectos de este soñador tenga el visto bueno del destino. 

 

 
 

 

 

*Este contenido se realiza gracias al apoyo de la Alcaldía de Medellín, en el marco de la campaña Medellín Siente sus Raíces.

 

 *Fotografías: Alexandra López Asprilla.

Lea También

  • Neviller, el chico de Guazarija que se abre camino en el mundo del Dancehall

    Con su nuevo proyecto musical ´Prieta´ pretende exaltar el empoderamiento identitario de la mujer negra.

  • No se cancela Circulart, el Mercado Musical Iberoamericano

    Circulart, el mercado de la industria musical independiente iberoamericana confirma que su XI edición se realizará en sus fechas habituales del 12 al 15 de noviembre, con la particularidad que será una edición virtual.

  • Alan Asprilla, el moderno revolucionario del Meta

    Joven, moderno y con ideas para mejorar las condiciones socioculturales de la ciudad que lo vio nacer, Villavicencio, ese es Alan Asprilla.

  • Jimmy García, el educador que le apuesta a la niñez a través de la robótica

    Un hombre que está convencido de que en la educación está la mejor alternativa para generar cambios en los territorios olvidados, como en el caso del Chocó y el resto del Pacífico Colombiano.

Suscríbete a nuestro boletín