Lunes, 09 Octubre 2017

A Tumaco lo quemaron a la 1, a las 2, a las 3…

De nuevo la población tumaqueña es víctima de la violencia. Esta vez a manos de la institución oficial del estado.

Por: Vanessa Márquez Mena

Directora

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Hay cosas que suceden en Colombia que uno no alcanza a comprender, el asesinato no debería llevarnos a la pregunta del ¿porqué los mataron? porque quitarle la vida a alguien no tiene explicación, pero en una coyuntura como la que vive el país y después de lo ocurrido en Tumaco si vale la pena indagar por diferentes preguntas que conduzcan a la verdad y al esclarecimiento de los hechos.

No juzgo a las personas que no creen en el proceso de paz, la población no confía en el estado precisamente por los hechos de muerte y masacre en los que se ven implicados. Las instituciones del estado deberían preocuparse por no manchar su nombre, deben generar confianza en la población, deben dar ejemplo. ¡Que bonita construcción de paz! Si es la policía y el ejército el que no encuentra otra solución para el problema del narcotráfico que violentando a la población.

Por otro lado, los grandes medios de comunicación y sus eufemismos, hablando de “incidente”, cuando fue MASACRE, ASESINATO. ¿Hasta cuándo el lenguaje de estos medios va a seguir favoreciendo a la institucionalidad? ¿Cuándo se empezarán a llamar a las cosas por su nombre? Un incidente lo tiene uno cuando se resbala, cuando se le quiebra un vaso, pero con la vida de nueve personas eso no fue incidente. Disparos indiscriminados, amenazas, hostigamiento, NO ES INCIDENTE.

Según el comunicado de la Coordinación Étnica Nacional de la Paz – CENPAZ- “Lo sucedido… es ejemplo de un Estado incapaz de resolver, por medio del diálogo, sus contradicciones con el Campesinado colombiano, Resguardos Indígenas y Consejos Comunitarios; Estado que en lugar de dialogar, asesina a campesinos (se estima que son más de 9 muertos y más de 50 heridos), sembrando con estas acciones un nuevo capítulo de odio y confrontación en el campo colombiano”.

Como dice el currulao A Tumaco lo quemaron… Esta vez a punta de balas y unas mujeres lloraban a la 1 y a las 2.

 

 

  

*Fotografía: tomada de Internet.

Lea También

  • Quibdó y Tumaco, el recrudecimiento de la violencia

    Ante las recientes noticias de homicidios, masacres y balaceras en estas dos ciudades del Pacífico, hay que hacerse preguntas más allá de la judicialización de los criminales.

  • Desarrollo sí, pero no así

    En toda Colombia, las comunidades negras, afro, raizales y palenqueras tienen ejemplos de grandes proyectos que fueron promocionados para llevar el llamado “desarrollo”. En estos lugares la pobreza no fue erradicada y hasta se incrementó; son por el contrario símbolos de una contradictoria opulencia.

  • Décimas, historias cantadas del Pacífico al Atlántico

    Las décimas pueden ser definidas como versos, pero para algunas poblaciones colombianas son mucho más, son parte de su identidad, pues han servido para transmitir sus historias desde hace siglos.

  • Cuerpo y memoria, cuando se deja de danzar se pierde la memoria

    Cuando se danza no significa solo mover el cuerpo, es contar historias. Para el caso de la comunidad afro, es contar las historias y conocimientos de ancestros de hace siglos y que están intrínsecamente ligados a un territorio.

Suscríbete a nuestro boletín