Martes, 25 Agosto 2020

A la vuelta de la esquina…

Sin lugar a dudas siempre hemos requerido una movilización nacional multisectorial que involucre, valga la redundancia, a todos los sectores de la sociedad; el conflicto interno armado no solo afecta o ha afectado a las zonas de la periferia, ¡nos afecta a todos!

 

Por: Margareth Paz Valencia*

Si miramos hacia atrás, Colombia reporta dos periodos de violencia homicida en incremento: el primero más visible entre 1948-1966 y el siguiente entre 1980-1992; que alcanza su punto máximo en 1991 con una tasa de 79 hechos por cada 100.000 habitantes. En la década de los 90, el homicidio constituyó una de las principales causas de muerte en América Latina, de hecho se mantuvo siempre en los cinco primeros lugares. Algunos autores sugieren que este comportamiento se debe no sólo a la violencia política, la ocasionada por el narcotráfico y las redes criminales, sino también a la violencia familiar y al abuso infantil.

 

En este momento no es necesario, pero si importante hacer un análisis referente al comportamiento de la violencia como forma de manifestación de los “agentes de poder”; de los últimos 50 años se realizó una división en tres períodos históricos fundamentales en Colombia. El primero comprende el Frente Nacional desde 1958 hasta 1974, un periodo que varios analistas califican como el momento que da origen, fortalece la formación y consolidación de los grupos de guerrilla en el país. En segundo lugar, el periodo comprendido entre el fin del Frente Nacional hasta la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente que culminó con la reforma de la Constitución Política de Colombia en 1991. Un tercer periodo comprendido entre 1991 hasta el 2006, cuando existe un compromiso de responsabilidad compartida por parte del Gobierno Nacional y la Comunidad Internacional en la lucha contra el narcotráfico, el tráfico de armas, de personas y otros delitos transnacionales. Finalmente, me atrevería a hablar de un cuarto y último momento que son los acuerdos firmados con la guerrillas de las FARC en el año 2016 a los cuales el país les dijo NO, cuyo proceso de implementación le correspondió a una administración nueva y que gracias a la inexistencia de unas políticas claras de gobierno esto se convirtió en un sancocho.

 

La vida y el medio ambiente son los ejes fundamentales que siempre se han atacado; recuerdo que era menor edad las personas mayores solían pregonar “los jóvenes son el futuro de Colombia”, desconociendo el pasado, futuro y presente criminal que nos precede.

 

Hemos perdido cualquier tipo de tranquilidad y al igual que siempre, vivimos en un país cuya sangre no deja de derramarse, lo que a mi juicio genera gran inconformidad es que a la vuelta de la esquina nuestras preguntas continúan siendo las mismas de hace 50 años ¿quiénes eran? ¿qué estaban haciendo? y ¿a qué se dedicaban? Pareciera que la protección de la vida de quienes habitan lo que denominamos como país (Colombia); ameritara una explicación más allá de lo natural para que la misma se garantice de una manera efectiva y que podamos disfrutar de ella sin ningún tipo de restricciones, eso sí, salvaguardando la propia y respetando la de los demás.

 

A la vuelta de la esquina nos hemos convertido en una sociedad extremadamente selectiva, donde no solo ha bastado la clasificación sistemática a la que hemos sido sometidos, sino que ahora hay muertos que importan y otros que no. A la vuelta de la esquina las redes sociales se han convertido en un espacio para en-red-arnos, y podemos observar el cómo posturas individualistas absorben voces colectivas. Lo anterior recalcando que, los problemas que históricamente presentamos y que aún continúan presentes requieren soluciones que vayan más allá del mundo virtual.

 

En mis escritos busco plasmar un poco la realidad a la cual nos enfrentamos muchos colombianos en nuestro día a día; basta con mirar los cambios que han surgido en los diferentes municipios y departamentos del país en los últimos 5 años para entender que a la vuelta de la esquina se nos han robado cualquier luz de esperanza y seguridad
La indiferencia hoy, al igual que hace 50, años tiene un papel fundamental en la historia del conflicto interno armado del país, solo que ahora se pueden compartir las noticias y manifestar tu descontento a través de las redes sociales, lo que me lleva a plantear el siguiente interrogante:

¿Cuántos más deben morir para que el país se movilice?

 

Sin lugar a dudas siempre hemos requerido una movilización nacional multisectorial que involucre, valga la redundancia, a todos los sectores de la sociedad; el conflicto interno armado no solo afecta o ha afectado a las zonas de la periferia, ¡nos afecta a todos!

 

"Siempre he atesorado el ideal de una sociedad libre y democrática, en la que las personas puedan vivir juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir".
By Mandela.

 

*Abogada.

 

Ver más columnas de Margareth

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

 *Fotografías: Cortesía

Lea También

  • Dos masacres enmarcan el "Día Internacional de la Paz"

    En el Día Internacional de la Paz, un día dedicado a conmemorar los ideales de paz de cada pueblo y cada nación, Colombia tiene poco que decir.

  • Construcción de ciudadanía III, Lo público y lo privado

    Libertad y responsabilidad, por tanto, no pueden escindirse si queremos forjar una ciudadanía empoderada que sea capaz de lograr su propia cultura de vida en sociedad, es necesario que lo público y lo privado lleguen a un consenso que permita tanto el respeto por los derechos individuales como por la responsabilidad social. Así se logrará forjar una cultura ciudadana que sea coherente con las particularidades que nos definen.

  • Racismo ≠ Discriminación: una breve guía para poder entender el contexto

    Hace unos días, y en el marco de la convocatoria para Miss Universo Colombia, me llegó una campaña de apoyo hacia una famosa modelo que ha recibido rechazo por parte de algunas personas de San Andrés, lugar al que pretende representar en el certamen. El hashtag #NoAlRacismo en el marco de la campaña me dejó cierta preocupación y ya les explico el porqué.

  • La no violencia, la apuesta de la Alcaldía de Medellín
    Esta nueva secretaría se encargará de orientar y coordinar la construcción de la paz territorial, a través del diseño e implementación de estrategias para la prevención de la violencia.
Suscríbete a nuestro boletín